George Karakunnel: El anuncio de Cristo no debe herir a los demás creyentes

Intervención del teólogo indio en el Congreso sobre teología de la misión

| 349 hits

ROMA, 20 oct (ZENIT.org).- El contexto tan particular de la India «donde la armonía interreligosa está siendo reemplazada cada vez más por la enemistad y la rivalidad», dio particular resonancia a la intervención del teólogo indio, George Karakunnel, en el Congreso sobre la Teología de la Misión, celebrado en preparación del Jubileo de las Misiones.



En vísperas de la mayor cumbre misionera de la historia, que tendrá lugar el próximo 22 de octubre, el Congreso, concluido hoy en la Universidad Pontificia Urbaniana de Roma, se ha planteado la gran cuestión central de la reciente declaración vaticana «Dominus Iesus» sobre cómo anunciar la salvación traída por Cristo en una sociedad pluralista y, en ocasiones, relativista.

El interés de los presentes por India es particularmente significativo, pues algunos expertos en cuestiones teológicas, incluido algún cardenal de la Curia Romana, han afirmado en días pasados que la declaración «Dominus Iesus» ha sido escrita por la Congregación para la Doctrina de la Fe, pensando particularmente en algunos teólogos de India (Cf. «El cardenal Cassidy hace un llamamiento a los judíos a retomar el diálogo».

Entre los conferenciantes, intervino en el Congreso el profesor indio George Karakunnel, de la Facultad teológica de Aluve. El teólogo planteó precisamente la cuestión fundamental de la proclamación del «carácter único y universal de la salvación traída por Cristo» en las relaciones con las otras religiones.

Este tema, reconoció el catedrático, ha generado y sigue generando en India roces, en especial con el hinduismo. Está claro --afirmó-- que (a causa de la mentalidad hindú) el lenguaje de la unicidad de la salvación de Cristo verdadero diálogo, no siempre es bien entendido, pues cuando «el término es llevado al contexto interreligioso, proyecta una idea de "superioridad" del cristianismo respecto a las otras religiones».

El diálogo, añadió, «no significa la igualdad entre las religiones», sino más bien «implica una aceptación existencial del otro». Esto se expresa con el concepto que el sánscrito resume «muy felizmente» en el término «Sarvadharmasamabhavana» que «no es una teoría de la igualdad entre las religiones, ni tiene un significado de mera tolerancia». Expresa más bien «el resultado de la experiencia personal que cada uno hace del último misterio, a través de la cual se llega a ser capaces de comprender la experiencia similar del otro y a respetarla».

Por esto, ha añadido Karakunnel, «los teólogos indios, en general, tienen la sensación de que el término "unicidad" no ayuda a transmitir el mensaje que quieren hacer pasar». Por esto consideró que, tal y como afirma el documento post-sinodal «Ecclesia in Asia», «el único Salvador puede ser manifestado sólo a través de un único testimonio implicado en la acción».

Este compromiso, como demuestra el modelo de la Madre Teresa de Calcuta, constató el teólogo, es particularmente elocuente en la entrega total a los más pobres.

«La afirmación de la propia fe no debería herir la fe de los demás --añadió--. Cuando le preguntaban cómo se situaba frente a otras religiones, la Madre Teresa respondía con palabras simples pero ricas de contenido teológico: "Amo a todas las religiones, pero estoy enamorada de la mía". Amar a todas las religiones, pero vivir una situación de enamoramiento de la propia, haciendo de ella un testimonio que revele su carácter único».

«Este parece ser el desafío que tienen los cristianos en India», concluyó el teólogo.

Paralelamente, en el marco de la preparación del Jubileo de las Misiones, la Santa Sede, a través de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha organizado otro Congreso que concluirá mañana, de carácter propiamente misionero --una gran reunión de misioneros y misioneras de todo el mundo--, en Castel Gandolfo, la localidad cercana a Roma. El otro Congreso sobre la teología de la misión concluyó hoy en Roma.