Gigante de la espiritualidad del siglo XX a los altares el 3 de septiembre

| 555 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 25 agosto (ZENIT.org).- Un guía único en la búsqueda de Cristo. Así podría definirse Columba Marmion, un monje benedictino que ha ejercido una influencia decisiva en la espiritualidad del siglo XX, y que será beatificado por Juan Pablo II el próximo 3 de septiembre junto a Juan XXIII, Pío IX y Guillermo Chaminade.



Joseph Marmion había nacido en la verde Irlanda, en Dublín, en 1858. Cinco años después de haber sido ordenado sacerdote en Roma, donde había estudiado, en 1881, entró en la abadía benedictina de Maredsous en Bélgica, adoptando el irlandesísimo nombre de Columba. En 1909 fue elegido abad, cargo que desempeñó hasta su muerte en 1923.

Su visión de la vida cristiana, arraigada profundamente en la unión con Cristo y en una profunda devoción a María, la riqueza de la tradición litúrgica benedictina, hicieron que bajo su guía Maredsous se convirtiera en uno de los focos de irradiación espiritual más importantes de Europa.

Su espíritu misionero se extendió por todo el continente y Tierra Santa, aunque donde más resultados alcanzó fue quizá en Inglaterra, cuando se convirtió en el decisivo mediador que propició la conversión al catolicismo de las comunidades benedictinas anglicanas masculina y femenina de Caldey y Milford Haven (sur de Inglaterra).

Además, el abad Marmion era confesor y gran amigo del cardenal François-Joseph Mercier (1851-1926), otro de los grandes líderes espirituales de la Bélgica del momento, y un punto de referencia para el país.

Pero la gran influencia de Marmion se debe a sus obras. La más conocida es quizá «Jesucristo vida del alma». Junto a «Jesucristo en sus misterios», constituye sin lugar a dudas una de esas fuentes a las que han acudido los hombres sedientos de Dios en este siglo. En particular, religiosos y religiosas de todo el mundo han hecho de sus libros auténticas guías para su espíritu. Para ellos escribió «Jesucristo, ideal del monje».

La abadía de Maredsous, famosa por su óptima cerveza y sus estupendos quesos, en este siglo se ha destacado también por sus traducciones bíblicas. En los últimos años ha creado un centro informático sobre la Biblia que puede visitarse en: http://www.cibmaredsous.be