Ginebra: La paz en Colombia avanza lentamente

Terminan las conversaciones entre el gobierno, el ELN y agentes civiles

| 213 hits

GINEBRA, 26 julio (ZENIT.org-).- Las negociaciones entre el segundo grupo guerrillero en importancia de Colombia, el gobierno y dirigentes civiles y religiosos terminaron hoy en la ciudad suiza de Ginebra, con un nuevo compromiso con la paz, pero sin un plan concreto sobre cómo avanzar, y con una petición al grupo de países amigos para que ejerzan sus buenos oficios en la solución del conflicto que afecta al país desde hace 36 años.



Los congregados aprobaron un documento que aboga por la creación de una Convención Nacional. «Para mí es un éxito el solo hecho de que nos hayamos encontrado aquí los sectores de la población colombiana», con estas palabras resumía Antonio García, numero dos del ELN, las conversaciones que se han celebrado en Ginebra y que finalizaron ayer noche.

Por su parte, el Alto Comisionado para la Paz y representante del gobierno colombiano, Camilo Gómez, añadió «ganó la tesis de que la solución de los problemas pasa por la vía política».

A las diez y media de la noche, el procurador general de Colombia, Jaime Bernal, daba lectura a la declaración que únicamente no firmo la Federación Nacional de Ganaderos. Del documento, de nueve puntos, se extrae el convencimiento de que el mejor camino para resolver el conflicto es «la negociación política». Y considera indispensable la «realización de la Convención Nacional», única de las debatidas que parece haber salido adelante, o lo que es lo mismo, un espacio de diálogo para la discusión y búsqueda de soluciones a los numerosos problemas que azotan el país.

Las otras propuestas que se quedaron en el camino fueron la consecución de una zona de encuentro desmilitarizada, que solicitaba el ELN, como lugar para futuras negociaciones y el cese del fuego y las hostilidades, que siempre ha reclamado el gobierno de Colombia.

En su tercer punto, el documento hace referencia al peligro de que las conversaciones podían haber saltado por los aires debido al ataque de los paramilitares sobre la guerrilla en el sur de Bolívar, zona de mayor implantación del ELN, y recomendaba que los países amigos del proceso, España, Cuba, Francia, Noruega y Suiza, propicien «las condiciones necesarias para continuar con el proceso».

El comunicado insta también «a las partes a proceder con particular celeridad en la definición de un acuerdo que permita la plena aplicación del Derecho Internacional Humanitario». Los firmantes se congratulan del «creciente interés de la comunidad internacional sobre la situación colombiana y su compromiso para contribuir a la búsqueda de la solución política negociada».

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) liberó a un rehén secuestrado hace 16 meses, poco después de concluir las conversaciones.