Gobierno italiano y «Radio Vaticano» alcanzan un primer acuerdo

Falsas las acusaciones contra la emisora de la Santa Sede

| 489 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 29 mar 2001 (ZENIT.org).- En un momento en el que el Gobierno italiano y la Santa Sede están dando pasos decisivos para encontrar un acuerdo sobre la polémica suscitada por la contaminación electromagnética atribuida a las antenas de «Radio Vaticano», el Gobierno italiano ha reconocido implícitamente que el informe regional acusatorio no era de carácter científico.



La polémica estalló cuando se publicó un informe de la Agencia de Salud Pública de la Región del Lazio (a la que pertenece Roma) sobre tumores y casos de leucemia. En 25 páginas, el documento decía que en los dos kilómetros que rodean a las antenas los niños se enferman de leucemia seis veces más que en el Ayuntamiento de Roma.

Este dato, sacado del contexto, antes de que se publicara íntegramente el documento, llevó a medios de comunicación de Italia a una consecuencia lógica: «¡La Radio Vaticana mata niños!».

Ahora bien, si se lee el documento, se puede ver que sólo ha habido un niño enfermo de leucemia en los dos kilómetros que rodean a las antenas. En la ciudad de Roma en un espacio de terreno parecido se enferman de leucemia 0,16 niños. Sobre este dato se basa la polémica.

Ahora bien, ningún médico ha podido demostrar --de hecho el informe tampoco lo hace-- que el niño se haya enfermado de leucemia por efecto de las ondas electromagnéticas de la radio. Las causas de su enfermedad han podido ser otras muchas. Un grupo de científicos italianos del máximo prestigio, entre quienes se encuentra el físico Tullio Regge; el presidente de la Asociación Italiana Nuclear, Renato Angelo Ricci; o presidente honorario de la Fundación Marconi, Giancarlo Corazza, se han dirigido al presidente de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, y al presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, para denunciar la falta de carácter científico del documento.

De hecho, el texto reconoce: «El análisis de la mortalidad en el periodo 1987-95 no ha puesto de relieve exceso de casos de mortalidad a causa de tumores». Es decir, los datos se sitúan exactamente en la media de Roma.

Al examinarse los casos de leucemia de los adultos se señalan 40 decesos, en una población de 60.000 habitantes, lo que entra también en la media de Roma.

Mañana se cumple el plazo que dio el ministro de Ambiente italiano, Willer Bordon, para que Radio Vaticano deje de emitir a través de sus antenas. El político verde, en plena campaña electoral, amenazó con cortar la electricidad a las estructuras de la emisora pontificia.

El ministro, sin embargo, no tuvo en cuenta el hecho de que desde hace meses ya se ha creado una comisión formada por el Gobierno italiano y la Santa Sede para analizar la situación y encontrar posibles soluciones.

Esta comisión, al final de una reunión que se celebró ayer en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, anunció que dentro de cuarenta o cincuenta días se harán públicos los resultados de exámenes que se aplicarán en la zona para conocer de manera científica el impacto que tienen las antenas en la así llamada contaminación electromagnética.

Una vez comprobados estos datos --reconociendo así que el informe anterior no era científico--, el Gobierno y la Santa Sede adoptarán las medidas que se juzguen necesarias para garantizar la salud de las personas que viven en la zona y que en su inmensa mayoría construyeron su casa mucho después de que fueran instaladas las antenas.