Golpe en la República Centroafricana: ''Estamos bien, pero no podemos salir de la misión''

Crónica de los misioneros salesianos al lado de la población más vulnerable

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1106 hits

“Ayer fue un día muy difícil en Bangui. Estábamos en plena celebración del domingo de Ramos, cuando los rebeldes tomaron el Palacio Presidencial. Se oían metralletas y armas pesadas”, explica el misionero español, Agustín Cuevas, que trabaja en la misión salesiana de Galabadja en Bangui.

El departamento de Comunicación de Misiones Salesianas ha enviado a ZENIT las primeras noticias recibidas de los misioneros en aquél país del África profunda.

“Durante la noche no han parado de oírse tiroteos y esta mañana está todo más tranquilo, aunque se siguen escuchando disparos --explica Cuevas--. Nosotros en Galabadja estamos bien, sin embargo sabemos que la misión Don Bosco en Damala ha sido asaltada. No podemos salir de la misión y tampoco saber cómo se encuentran nuestros hermanos y los jóvenes en Damala”.

En Bangui, se están produciendo saqueos y hay un gran caos tras la huida del presidente Bozizé y el golpe de Estado del Seléka. La Cruz Roja alerta de un gran número de heridos y de que los centros hospitalarios están desbordados. Además, la situación se ha ido haciendo más difícil y “hay desabastecimiento de alimentos, y lo poco que se encuentra en los mercados es a un precio muy alto”, explica el misionero. Una tendencia que se viene dando desde los últimos meses.

En Galabadja, los misioneros salesianos atienden a la población más vulnerable. Cuentan con una guardería con más de cien niños y un colegio de primaria al que acuden cerca de 500 niños y niñas. Además, hay un dispensario que atiende a más de 140 personas cada semana. En Damala, los misioneros salesianos cuentan con un centro profesional al que acuden cientos de jóvenes para formarse y poder tener un mejor futuro.

Misiones Salesianas nació en 1875, cuando san Juan Bosco envió a un grupo de diez misioneros a la Patagonia Argentina. Han pasado más de 135 años desde entonces, en los que más de diez mil salesianos han sido enviados a países de misión. Hoy en día, su presencia alcanza a más de 130 países en los que desarrollan proyectos a favor de la infancia más desfavorecida.

La República Centroafricana está situada en el centro-norte de África. Limita al norte con Chad, al oeste con Camerún, al sur con la República del Congo y la República Democrática del Congo, y al este con Sudán y Sudán del Sur.

Los cristianos son el 80% de la población, mientras que el 5% mantiene creencias en las religiones tradicionales. El Islam es practicado por aproximadamente el 15% de la población (censo de 2003).

Hay muchos grupos de misioneros que operan en el país, incluyendo a luteranos, bautistas, católicos, y grupos pseudocristianos. Si bien estos misioneros son en su mayoría de Estados Unidos, Francia, Italia y España, muchos proceden también de Nigeria, la República Democrática del Congo, y otros países africanos. Muchos misioneros abandonaron el país debido a los combates entre rebeldes y fuerzas gubernamentales en 2002 y 2003. Después de la guerra y con el tiempo muchos habían regresado al país y ranudado sus actividades.