''Gracias al pueblo cristiano por el esfuerzo en conservar, restaurar y mantener vivo el legado cultural'' de la Iglesia

Manifestaciones del obispo delegado para el Patrimonio Cultural de las diócesis del Sur de España

Sevilla, (Zenit.org) Redacción | 1190 hits

Ante algunas informaciones laicistas agresivas, en los medios de comunicación, pidiendo que en las iglesias y otros bienes del patrimonio cultural de la Iglesia católica en Andalucía, España, que han sido restaurados en parte con subvención pública, no se pague la entrada, el obispo delegado para estos asuntos de las diócesis andaluzas ha hecho pública una nota, este 20 de febrero, en la que aclara algunos aspectos para información de todos.

El obispo delegado para el Patrimonio Cultural de la Asamblea de los Obispos de las Provincias Eclesiásticas de Granada y Sevilla y obispo de Jaén Ramón del Hoyo López, después de la reunión del Pleno de la Comisión Mixta Junta de Andalucía-Obispos de la Iglesia Católica de Andalucía para el Patrimonio Cultural, que tuvo lugar este 19 de febrero, en la Consejería de Cultura y Deporte en la ciudad de Sevilla, ha hecho públicas una serie de manifestaciones.

Expresa su satisfacción por la celebración de la misma, que no se reunía desde el 17 de mayo de 2006. Era un deseo reiteradamente manifestado por los obispos de Andalucía, que, al verlo realizado, se felicitan por ello y piden su continuidad “en actitud de diálogo y colaboración para el bien del patrimonio cultural”, afirma la nota.

En esta reunión se trataron los siguientes temas: acceso de los ciudadanos a los bienes culturales de la Iglesia católica; realización del inventario de bienes muebles de especial relevancia; creación de un grupo de trabajo sobre Archivos y Bibliotecas; publicación en la página web del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico del inventario de bienes muebles de la Iglesia; convenios marco y específicos, y funcionamiento de las Ponencias Técnicas.

Estos temas fueron propuestos tanto por la Consejería de Cultura como por la Iglesia Católica de Andalucía.

La Iglesia continuará abriendo sus templos, como lo viene haciendo hasta ahora, no solo para el uso prioritario que le es propio (educación en la fe, celebración del culto, oración y atención espiritual de sus fieles), sino también para la visita de aquellas personas que deseen conocer el patrimonio cultural cristiano. Las iglesias se abren cada día y no están cerradas a la posibilidad de su visita pública y gratuita. Se ofrecerá información de horarios en la entrada de los edificios y en sus páginas web.

En los casos excepcionales en que se solicita una aportación económica a los visitantes, en un horario determinado, el obispo aclara “que se destina a la mejora de la gestión del patrimonio de la Iglesia y su conservación”. “Téngase presente –añade- que la mayor aportación para la conservación de dicho patrimonio no proviene de las ayudas públicas sino de los católicos y así se puede comprobar con cifras concretas”.

La Iglesia proseguirá además la realización de actividades que permitan al ciudadano conocer mejor su patrimonio histórico y artístico (visitas guiadas, conciertos, exposiciones, publicaciones, rutas histórico-artísticas, creación de museos, etc), así como facilitar la consulta en sus cerca de tres mil archivos y bibliotecas, fomentar la investigación y colaborar con los proyectos culturales de instituciones públicas y privadas y de otras entidades. “Dedica a ello personas y medios, muchas veces por encima de sus posibilidades”, afirma monseñor Ramón del Hoyo.

“La Iglesia tiene plena conciencia de estar cumpliendo con creces lo exigido por la ley, cumplimiento que no depende de la concesión de ayudas públicas”, subraya.

“Nadie hay más interesado que la propia Iglesia en la apertura de sus templos, deber que ha de compaginar con la obligación de proteger y custodiar su patrimonio con sus cada vez más limitados recursos en el contexto de las actuales circunstancias económicas. Por ello, continuará incrementando su esfuerzo para alcanzar progresivamente los niveles de excelencia que todos deseamos”, explica el prelado.

Finalmente agradece “a todo el pueblo cristiano el esfuerzo que realiza constantemente para conservar, restaurar y mantener vivo el legado cultural que nos han transmitido los que nos precedieron en la fe, así como a otras personas e instituciones que nos ayudan en la medida de sus posibilidades”.