¡Gracias Nieves!

Saludo de todos los que hacemos ZENIT a la jefa de la edición en español, Nieves San Martí­n, que se jubila

Roma, (Zenit.org) Redacción | 899 hits

Después de trabajar 16 años en la agencia de noticias ZENIT, Nieves San Martín llega a la jubilación para un merecido descanso.

Los periodistas y traductores de las diversas redacciones y todos los que trabajamos en ZENIT queremos decirle ¡gracias! en nombre también de nuestros lectores. Y esperamos que siga siempre cerca de ZENIT, pues sabemos que el periodismo serio es más que un trabajo, es también una vocación.

Nieves es de una familia de periodistas, a los 12 años empezó a controlar los borradores del diario deportivo Arco, que realizaba su padre, que reportaba los resultados de los equipos de fútbol locales, en Ciudad Real y su homónima provincia. Esta publicación, la realizaba su padre Carlos María San Martín, en los tiempos libres de su trabajo en otro periódico: Lanza.

En 1996, ingresa en la oficina de prensa de la Institución Teresiana en Roma. El trabajo, era relativamente poco, para las dos personas que allí estaban, por lo que decidió conseguirse un trabajo de media jornada. Así en 1997 inicia su aventura en ZENIT, agencia recién fundada, en la que le ofrecen un trabajo como traductora.

“Me indicaron que era una agencia de noticias independiente, y así acepté. Al inicio tenía que traducir tres artículos del diario Avvenire, de la Conferencia Episcopal Italiana, y después, poco a poco, inicié a realizar servicios varios”. En 2011 pasó a ser jefa de redacción de la edición española.

Nieves, de joven encontró su vocación como laica en la Institución Teresiana, “fascinada por el mundo cultural y espiritual de las mismas”. A los 19 años se fue a Venezuela a estudiar, en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, y donde obtuvo la licenciatura en Ciencias de la Educación, mención Física y Matemática. Después enseñó durante cinco años como profesora de física y matemática en enseñanza media, en las ciudades venezolanas de Caracas, Valencia, y Mérida.

De regreso a España, volvió a las raíces y fue redactora de temas políticos y sociales de la revista Crítica, mientras estudiaba Ciencias de la Información, rama periodismo, en la Universidad Complutense de Madrid, en la cual se licenció en 1982.

Siguió un diploma en Estudios Avanzados (Universidad de Almería); y en Italia obtuvo un máster en la Universidad de Ferrara, en Sistemas y Tecnologías de la Comunicación en las Organizaciones.

Fue redactora y coordinadora de la Sección de América Latina de la revista Vida Nueva, del 1982 al 1983 y colaboradora y coordinadora de la sección de América Latina en la misma publicación entre los años 1983 y 1987.

En 1985 le concedieron el 2º premio Inserso por el conjunto de artículos publicados en el diario YA bajo el título "Urge quitar barreras a los minusválidos"; Medalla y diploma de Cruz Roja de Madrid 1986 por "la extraordinaria colaboración prestada a la organización de los actos de la Semana de la Cruz Roja en Madrid"; Accesit de UNICEF 1989 por el artículo "La convención sobre los derechos del niño prohíbe ejecutar a menores de 18 años", publicado el 8 de septiembre de 1989, en el diario YA.

Diploma por la colaboración prestada, y nombramiento de "socia protectora" de la Asociación Madrileña de Ayuda al Minusválido (Madrid, 1984).

Fue consejera técnica de la ministra de Asuntos Sociales Matilde Fernández, en el Gobierno de Felipe González, y redactora jefe del Gabinete de Comunicación de la ministra, del año 1991 al 1993. Redactora de temas sociales y después jefa de la Sección de Asuntos Sociales y Religión, en el diario YA de Madrid, del 1982 al 1990 y del 1993 al 1996. Trabajó también en Roma como traductora para el Vatican Information Service (1997).

Sus publicaciones son: Matilde Huici, la tercera mujer, Narcea SA de Ediciones, Madrid 2009; Victoria Díez, una vida entre dos fuegos, editorial Sekotia, Madrid 2011.

Para cualquier periodista especializado en Vaticano, vivir lo que la Iglesia universal ha vivido estos últimos meses ha sido una experiencia inolvidable. Por suerte, en la redacción española hemos podido contar en este tiempo de intenso trabajo, y a lo largo de todos estos años, con la experiencia y la profesionalidad, pero sobre todo con la persona de Nieves.  ¡¡¡ Gracias !!!