Gratitud del fundador de «Comunión y Liberación» al Papa en la clausura del «Meeting»

Cuya 25ª edición se ha celebrado en Rímini (Italia)

| 589 hits

RIMINI, lunes, 30 agosto 2004 (ZENIT.org).- Con un agradecimiento por la «emoción» provocada por Juan Pablo II con su mensaje al «Meeting», despidió monseñor Luigi Giussani el sábado este encuentro promovido por el movimiento eclesial por él fundado --«Comunión y Liberación» (CL)-- y que este año ha registrado en Rímini (Italia) la participación de más de 700 mil personas.



«Nuestro progreso no consiste en presumir de haber llegado, sino en tender continuamente hacia la meta» fue el tema elegido para la 25ª edición del «Meeting por la amistad entre los pueblos».

Se trata de una verdadera fiesta anual del catolicismo a cuyos encuentros, debates, exposiciones, espectáculos y eventos deportivos acuden cardenales, arzobispos, misioneros, premios Nobel, ministros, científicos, empresarios, sindicalistas, sacerdotes y laicos.

Reflexionando sobre el tema propuesto, Juan Pablo II envió un mensaje a los participantes del «Meeting» (Cf. Zenit, 23 de agosto de 2004) en el que recalcó que la «humildad ante la grandeza y el misterio de lo creado puede salvar al hombre de las consecuencias nefastas de la propia arrogancia» cuando «se erige en árbitro del bien y del mal» en el progreso.

«La intervención del Papa –expresó monseñor Giussani-- nos refiere en modo sorprendente y ejemplar la fatiga de un trabajo educativo sobre el pueblo de Dios como un amor al hombre, como preocupación de un padre hacia el propio hijo único».

«Un padre dispuesto a intervenir en toda manifestación social en la que sólo el desamor puede favorecer una desatención peligrosa en sus contrastes inevitables, más o menos borrascosos, y a recordar que en la evolución del tiempo, en cada momento, se respete el proyecto de Otro: como el de un padre y de una madre hacia un hijo», añadió en su saludo final, leído por Emilia Guarnieri, presidente de «Asociación Meeting Rímini».

«Santidad –expresa el fundador de CL al Papa--, gracias porque la emoción por usted provocada dice a todo hombre reflexivo que no es inútil aspirar y tender a una presencia».

«Cada uno de nosotros –afirmó monseñor Giussani ante 12 mil personas que pudieron escucharle en directo gracias a una conexión de audio-- tiene la conciencia en este momento de transformarse en factor interesante, creador de realidades presentes, de voluntad de cambio».

«No sé si todo el sacrificio de la intervención, en el diálogo de estos días, ha sido más bello o más capaz de ser patrocinador de una vivificada tensión a la vida, de apasionado amor al misterio del hombre, apasionado amor al proyecto del hombre», continuó.

«Dejo estas palabras como las últimas que en este momento podemos repetir: apasionado calor, apasionado afecto por lo que el hombre puede hacer, ser y centrar en su historia. Gracias a todos, y nos vemos el año próximo», finalizó su saludo.

Son más de 700 mil las presencias estimadas en la semana del 25º «Meeting» (22 al 28 de agosto de 2004), superando la cifra del año anterior, según los organizadores. Más de 700 periodistas de medios nacionales e internacionales se acreditaron para cubrir el evento.

135 encuentros, 19 exposiciones, 16 espectáculos y 7 eventos deportivos han nutrido el programa de esta edición, posible gracias al trabajo de 2.800 voluntarios –de Italia, Argentina, Kazajstán, Kosovo, Rusia, Estados Unidos España y otros países— y otros 850 que prepararon el «Meeting» los días previos.

«La libertad es el bien mayor que los cielos han otorgado a los hombres» es el tema anunciado para el 26º «Meeting por la amistad entre los pueblos» (21 al 27 de agosto de 2005) de Rímini. Son palabras que el escritor español Miguel de Cervantes (1547-1616) plasmó en su obra literaria «El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha».