Grupos provida denuncian el asesinato de un abortista en Estados Unidos

Condenan el ataque por ir contra la promoción de la dignidad humana 

| 2218 hits

WICHITA, Kansas, martes 2 de junio de 2009 (ZENIT.org).- Grupos provida de los Estados Unidos están denunciando el asesinato del abortista George Tiller como un acto contrario a la causa de la promoción del respeto por la vida humana. 

El padre Frank Pavone, director nacional de Sacerdotes por la Vida, emitió una declaración en la que expresa su tristeza por el asesinato perpetrado el pasado domingo. 

"En este punto, desconocemos los motivos de este acto --dijo--, y "no deberíamos arriesgarnos a juzgar o sacar conclusiones". 

"En Sacerdotes por la Vida continuamos insistiendo en una cultura en la que la violencia nunca se ve como la solución a ningún problema", afirmó. 

"Cada vida debe ser protegida --añadió el sacerdote--, sin distinción por su edad, puntos de vista o acciones". 

Tiller, de 67 años, era el propietario y trabajador de Women's Health Care Services, de Wichita, en Kansas, una de las tres clínicas del país que realizaba abortos tardíos, de más de 21 semanas de gestación.

Fue disparado en el exterior de su iglesia, la Iglesia Evangélica Luterana de América.

Antítesis

CatholicVote.org también emitió un comunicado en el que condena el asesinato y expresa su esperanza de que "su asesino sea llevado ante la Justicia por este crimen atroz".

El presidente de la organización, Brian Burch, afirmó: "No podemos crear la Civilización del Amor con la violencia". 

"Exhortamos a todas las personas de buena voluntad a rezar esta semana por el alma del señor Tiller y a orar para que nuestra sociedad abandone todas las formas de odio y violencia", dijo. 

También destacó que este "acto de violencia sin sentido representa la antítesis absoluta de una población de vida".

"Las decenas de millones de americanos que pacíficamente rezan y trabajan cada día por la protección de toda vida humana están legítimamente apenadas por estas noticias", añadió. 

Citando al difunto cardenal John O'Connor de Nueva York, Burch señaló: "Esto desacredita el movimiento del derecho a la vida; un asesinato es un asesinato; es una locura; no se puede prevenir el asesinato con un asesinato". 

En un juicio que concluyó el pasado miércoles, Tiller estaba acusado de 19 delitos menores relacionados con abortos pero no fue declarado culpable de todos los cargos. 

Sin embargo, a pesar de la absolución de los cargos penales, la Kansas Board of Healing Arts se hizo cargo del caso para investigar supuestas violaciones éticas. 

Scott Roeder, de 51 años, fue arrestado ayer como sospechoso del asesinato.

El presidente de Americanos Unidos por la Vida, Charmaine Yoest, condenó el asesinato y afirmó que el "fundamental derecho a la vida al que se dedica nuestro trabajo abarca a todas las personas". 

El director ejecutivo del Comité Nacional del Derecho a la Vida, David O'Steen, hizo extensivas sus condolencias a la familia de Tiller, por la pérdida, y afirmó que su grupo "condena inequívocamente cualquier acto de violencia independientemente de su motivación".

Y añadió: "El movimiento provida trabaja para proteger el derecho a la vida y aumentar el respeto por la vida humana; el uso ilegal de la violencia es directamente contrario a este objetivo". 

El presidente Barack Obama señaló en un comunicado de prensa emitido el domingo por la noche que estaba "conmocionado e indignado" por el asesinato. 

Y añadió: "A pesar de nuestras profundas diferencias como estadounidenses sobre cuestiones difíciles como el aborto, éstas no se pueden resolver con actos atroces de violencia".