Hacen mucha falta periodistas católicos, afirma Benedicto XVI

Al encontrarse con el director de «El Observador» y corresponsal de Zenit

| 558 hits

CASTEL GANDOLFO, lunes, 12 septiembre 2005 (ZENIT.org).- «Hace falta a la Iglesia el trabajo de los periodistas católicos y la prensa católica» afirmó este lunes el Papa Benedicto XVI al periodista mexicano Jaime Septién, director de «El Observador» y corresponsal de Zenit en México, América Central y áreas hispanas de Estados Unidos.



En el marco de la visita «ad limina apostolorum» que realizan los obispos mexicanos al Papa, hoy tocó el turno a parte de los obispos sufragáneos de San Luis Potosí y de Morelia, concretamente Tacámbaro, Apatzingán, Zamora y San Luis Potosí, con el arzobispo Luis Morales Reyes y el arzobispo emérito Arturo Antonio Szymanski Ramírez.

Acompañando a éste último, el director del semanario «El Observador» y corresponsal de Zenit refirió la presencia de un Papa «afable, cariñoso, humano, preocupado por la prensa católica y por todos aquellos que hemos apostado por la fidelidad a la Iglesia como parte esencial de nuestra vocación».

«Al referirle la tarea que desempeñamos en "El Observador" y Zenit, el Santo Padre fue muy directo al decirme que la Iglesia necesita mucho de nuestro trabajo y que él, en lo personal, nos agradecía el servicio que prestábamos a través de la comunicación para la difusión del Evangelio», explica Septién.

«La visita fue muy corta, pero extraordinariamente precisa --explica Septién--, pues pude poner a disposición de Benedicto XVI a todos los que estamos comprometidos con esta grande empresa que es el periodismo católico; salgo con un espíritu renovado, lleno de cariño por el Santo Padre en quien vi a un pastor de almas, una mirada transparente, una sonrisa maravillosa y una fuerza que me hacen augurar que, una vez más, se equivocan todos aquellos colegas periodistas que definían este papado como un período de transición».

Los obispos que visitaron al Papa el día de hoy, coincidieron en señalar que Benedicto XVI posee un trato finísimo, un don de gentes extraordinario y una capacidad de escucha que hace sentirlo muy cercano a las diócesis de México.

Uno de ellos --el arzobispo de San Luis Potosí, monseñor Luis Morales Reyes-- reveló que le pidió al Papa «una tarea: que haga una encíclica sobre la oración; a lo que el Santo Padre respondió que ya eran varias las peticiones que le hacían sobre ello», dijo.

Finalmente, Septién recuerda que al finalizar el encuentro, el Papa le invitó a seguir trabajando en este campo «y volvió a repetir que me agradecía mi labor y la de los que trabajaban en los medios católicos».