Hacia los altares el primer sacerdote salesiano ucraniano

Stepan Czmil

| 1230 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 24 de septiembre de 2008 (ZENIT.org).- El Sínodo de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, celebrado a Lviv del 2 al 9 de septiembre, ha acogido la solicitud de los salesianos de iniciar el proceso de beatificación y canonización de don Stepan Czmil, primer salesiano sacerdote ucraniano de rito bizantino-ucraniano.

Según informa la Agencia de Noticias Salesiana (ANS), don Czmil, nacido en 1914 en Sudova Vyshnia, en Ucrania, dejó su país en 1932 a causa de las dificultades religiosas y políticas. Junto a otros jóvenes llegó al aspirantato salesiano de Ivrea, en el norte de Italia, y, después de haber frecuentado el noviciado de Villa Moglia, en Chieri, el joven Stepan Czmil profesó sus primeros votos como salesiano en  1936.

Finalizada su formación teológica en Roma, fue ordenado sacerdote en 1945. Partió como misionero a Argentina, y regreso a Italia donde en Roma fue director del Pontificio Seminario Menor para los Jóvenes Ucranianos de la diáspora, desde 1961 hasta 1967 y desde 1976 hasta el día de su muerte, ocurrida el 22 de enero de 1978.

Cerca de dos décadas después de su muerte, Juan Pablo II acogió a don Stepan Czmil en el Colegio Episcopal y reconoció la validez de la consagración ocurrida secretamente el 4 de abril de 1977. Don Stepan Czmil, junto a otros dos sacerdotes, habían recibido la ordenación episcopal de manos del cardenal Josef Slipij, arzobispo de Lviv, en el más absoluto secreto.

El cardenal Lubomir Husar, arzobispo Mayor de Kiev y presidente del Sínodo de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, que conoció personalmente a don Czmil, ha testimoniado: "don Stepan fue tan santo, que su santidad no aparentaba, realmente  residía en él y se difundía desde él a su manera, irradiando a quienes se ponían en contacto con él.  ¡Hablar de la fama de santidad de don Stepan, es más que justo y legítimo, porque fue verdaderamente santo!".

Monseñor Andriy Sapelak, salesiano, obispo emérito de Santa María del Patrocinio de los Ucranianos en Buenos Aires, ha escrito: "La beatificación y, la canonización de don Stefan Czmil sería un enriquecimiento para la Iglesia Ucraniana. Un trozo en el mosaico de la santidad de nuestro pueblo, porque por la persona de don Stepan nosotros nos enriqueceríamos de la santidad de Don Bosco, que con su santidad inspiradora abrió las puertas de la santidad no sólo a los religiosos, mártires y a los fieles, sino especialmente a los jóvenes, con el ejemplo de Santo Domingo Savio su alumno de catorce años".