Haití: un año después del terremoto, dolor, solidaridad y esperanza

Caritas siempre ayudando en primera línea

| 2072 hits

ROMA, jueves 13 de enero de 2011 (ZENIT.org).- Después de un año del trágico terremoto de Haití, que el 12 de enero de 2010, sobrecogió el país provocando 230.000 víctimas y un millón de desplazados, Caritas continua estando en primera línea de la ayuda.

La organización puso en marcha en mayo de 2010 un programa que prevé la inversión de 217 millones de dolares para la reconstrucción de casa, escuelas, estructuras sanitarias y comunitarias. Actividades como la construcción y la reparación de casas y asegurar nuevas construcciones antisísmicas representan casi un tercio del presupuesto.

Caritas Internacional es el brazo oficial de socorro de la Iglesia Católica, y está compuesto por 165 organizaciones benéficas. Once miembros de Caritas trabajan allí, junto a Caritas Haití, en el programa de reconstrucción, que tiene el sostén de 60 miembros de Caritas.

“En memoria del cataclismo que ha sacudido nuestra nación, nos reunimos hoy para aliviar nuestro dolor y curar nuestras heridas” han afirmado en una declaración conjunta las organizaciones de Caritas que trabajan en Haití.

“Los ausentes, los desaparecidos, los huérfanos y las víctimas son muchas”, añaden. “Pero no ha sido tanto el terremoto que nos ha arrancado a nuestros hijos, nuestros padres, nuestros parientes y nuestros amigos, sino la escándalos, pobreza, los abusos a los derechos sociales de los más pobres, la ignorancia, la irresponsabilidad”.

Tres meses después del terremoto, la ayuda de Caritas había llegado a más de millón y medio de supervivientes.

“Aquel terrible 12 de enero de 2010, la familia haitiana se despertó de improviso. Cada haitiano ha socorrido a su hermano. El mundo se unió en un mismo espíritu de solidaridad unánime e inconmensurable. Que este impulso de fraternidad, de humanismo excepcional, continúe para ayudar a los más vulnerables” desea Caritas.

“La familia Caritas en Haití está convencida de que sea posible obtener un mundo distinto en Haití, un mundo sin hambre, sin analfabetismo; un mundo que ofrezca un techo a todos. Creemos en nuestra capacidad de construir un mundo mejor y más humano, un país de amor y de igualdad”, han declarado los firmantes.

Más de un millón de personas continúan viviendo en tiendas de campaña en condiciones intolerables. Los miembros de Caritas se empeñaron en su declaración de “despertar las consciencias frente a lo inaceptable”.

En este primer aniversario se celebrará una Misa en el atrio de la destruida catedral de Nuestra Señora de Puerto Príncipe, capital de Haití. Caritas organizará también una ceremonia en el barrio de Duval, para colocar la primera piedra de un nuevo proyecto.

Traducido del italiano por Carmen Álvarez