Hallado el cuerpo sin vida del subsecretario de la Conferencia Episcopal de Venezuela

El padre Jorge Piñango Mascareño tenía 47 años

| 1404 hits

CARACAS, martes, 25 abril 2006 (ZENIT.org).- En un comunicado, la Conferencia Episcopal Venezolana ha cumplido «con el doloroso deber de informar de la muerte del presbítero Jorge Piñango Mascareño», subsecretario del organismo eclesial.



Estaba desaparecido desde el viernes pasado. Fue hallado sin vida el lunes; ese mismo día el episcopado venezolano dio noticia del suceso y expresó: «Consternados y llenos de dolor elevamos al Padre de la misericordia nuestra confiada súplica por su eterno descanso».

«A sus ancianos padres, a sus familiares, y a la Iglesia particular de Barquisimeto, expresamos nuestros sentimientos de profunda solidaridad, y nuestra oración», expresa la nota, hecha pública en su sitio web www.cev.org.ve.

«La trayectoria humana y sacerdotal del padre Piñango, estuvo marcada, durante más de veinte años de ministerio sacerdotal, por el espíritu de las bienaventuranzas evangélicas y su definida vocación de servicio», se reconoce en el comunicado.

«Corresponderá a las autoridades competentes esclarecer debidamente la muerte, acaecida en extrañas circunstancias», señala.

«Por nuestra parte , brindaremos toda la colaboración que nos sea requerida, y estaremos vigilantes en aras de la verdad y la justicia», finaliza la nota que firman los arzobispos y obispos de la presidencia de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

La prensa venezolana recoge que según los resultados de la autopsia, divulgados por la policía judicial, el sacerdote murió por «asfixia mecánica» y presentaba «hematomas en la región occipital y nasal».

El padre Jorge Lorenzo Piñango Mascareño había nacido en Barquisimeto, ciudad donde estuvo asignado a la parroquia san Francisco de Asís hasta su nombramiento como subsecretario del episcopado venezolano en 2002.

Había sido ordenado sacerdote en 1985, en la catedral de su localidad natal, en el estado Lara, arquidiócesis en la que prestó su servicio en diferentes parroquias y donde serán sepultados sus restos.

Estudió en la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia y en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde obtuvo una especialización en Teología Moral.

Fue profesor de varias universidades y del Seminario Mayor Divina Pastora.

Describe la Conferencia Episcopal Venezolana que el padre Piñango «se distinguió por sus dotes y carismas de servicio y su conducta ajustada a la investidura».