Hay 140 millones de voluntarios en Europa, una gran parte cristianos

El cardenal Sarah presentó las actas del Congreso de Voluntarios Europeos

| 1190 hits

Por Salvatore Cernuzio

ROMA, martes 17 abril 2012 (ZENIT.org).- Un total de 140 millones de personas, de las que gran parte son del mundo cristiano, están implicadas de diversos modos en Europa en la experiencia del voluntariado. Es el primer dato que el cardenal Robert Sarah, presidente del Consejo Pontificio Cor Unum, quiso subrayar en su intervención en la presentación del volumen “El Santo Padre y los voluntarios europeos”, en la sede del dicasterio, el viernes 13 de abril.

Asistieron a la rueda de prensa también Michel Roy, secretario general de Caritas Internationalis y monseñor Giampietro dal Toso, secretario de Cor Unum.

El texto nace de la voluntad de llegar a todas las personas empeñadas en el voluntariado, con sus asociaciones y organizaciones, para hacerles revivir el encuentro celebrado en el Vaticano el 10 y 11 de noviembre de 2011, con los obispos y los responsables de las organizaciones católicas de toda Europa, con motivo del Año Europeo del Voluntariado.

El libro recoge las intervenciones sobresalientes que animaron el encuentro: “Empezando por el discurso dirigido a los voluntarios por el santo padre –como explicó el cardenal Sarah- pasando por la comisaria europea, Kristalina Georgieva, los numerosos invitados que compartieron sus experiencias, y concluyendo con el informe final sobre la conformación de las actividades caritativas”.

El volumen se inscribe en una serie de proyectos llevados adelante por el dicasterio de la caridad, aún en fase de proyección y de “amplio alcance por el número de realidades implicadas”, afirmó el purpurado.

El objetivo es “ayudar a las asociaciones y las estructuras que se ocupan de caridad, no sólo desde el punto de vista de la operatividad, sino sobre todo en su camino de crecimiento espiritual e identitario”, a través de instrumentos concretos que garanticen un mayor apoyo.

Es posible alcanzar tal fin, explicó el cardenal, gracias a la colaboración con el mayor número posible de organizaciones y actores empeñados en esta “carrera de la caridad”, pero sobre todo gracias a la sinergia entre Cor Unum y Caritas Internationalis (ya puesta en marcha con la organización común de los primeros llamamientos del papa durante la crisis del Cuerno de África), desde siempre “promotores de la caridad cristiana inspirados por la enseñanza del Evangelio y del Magisterio de la Iglesia”.

A tal propósito, el purpurado ha subrayado la centralidad del testimonio cristiano como primera forma de ayuda al otro. “Para cumplir su misión fielmente –dijo- los voluntarios deben mantener la mirada fija en Cristo y actuar expresando la propia identidad católica”.

“Todas las actividades del Consejo Pontificio Cor Unum –puntualizó- deben ser expresión de aquella caridad de las obras, a través de la cual el anuncio del Evangelio, que es la primera caridad, no corre el riesgo de ahogarse en el mar de palabras a las que la actual sociedad nos expone cotidianamente”.

“Esto es muy importante –concluyó el presidente de Cor Unum- porque hemos notado, sobre todo en las Caritas europeas, algunas tendencias al secularismo. No debemos convertir a nadie forzadamente, pero debemos expresar nuestra identidad católica y actuar en el sentido del Evangelio”.

Respecto a las frecuentes acusaciones a las obras de voluntariado de ser una “forma velada de proselitismo”, el purpurado citó el caso de Orissa, en India, donde “hablar de voluntariado es un problema, porque hay miedo de que el cristianismo invada la sociedad hinduista, estructurada en castas, donde no se concibe el concepto de 'gratuidad' y el voluntariado es visto por tanto como 'un modo de evangelizar'”.

Pero no es solo este el motivo de preocupación para los organismos caritativos, sino todas aquellas personas “víctimas de pobreza, conflictos, desastres, injusticias y opresiones”. En particular, los cerca de 500.000 voluntarios de la red mundial de Caritas Internationalis, afirmó el secretario Roy, “no aceptan ver deshumanizar a la persona humana que el Dios amoroso en el que creen ha creado a su imagen”.

La misión primaria que Caritas persigue, añadió Roy, es por tanto “irradiar caridad, promoviendo justicia social, movilizando, empeñándose, construyendo relaciones fraternas, testimoniando el Evangelio; y esto incluye llevar a Dios a cualquiera que sufra o esté desorientado”.

Un enfoque este, precisó el secretario general, “respetuoso de toda persona y toda fe”, que tiene como único fin hacer que “las sociedades respectivas de cada credo sean más humanas y conscientes de los pobres y de los últimos”.

Para acceder a los contenidos del volumen presentado, en español:http://www.corunum.va/corunum_it/iniziative/eventi.html.