"Hay que poner delante de los ojos de la gente las realidades de pobreza de las periferias"

Entrevista con Rafael Serrano, Secretario General de Manos Unidas

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 606 hits

Manos Unidas ha hecho pública recientemente su Memoria de Actividades correspondiente al ejercicio 2013. En un año en el que, "pese a ciertos atisbos de mejora, la crisis económica siguió golpeando duramente a los más desfavorecidos", desde esta ONG de la Iglesia católica española para el Desarrollo lograron destinar más de 37 millones de euros a servir "a los más pobres entre los pobres". Más de 600 iniciativas de cooperación al desarrollo repartidas en 57 países de África, América y Asia. Más de 37 millones de euros destinados a paliar los efectos de la pobreza, la exclusión y la desigualdad, que sufren más de 3 millones de personas beneficiarias de los proyectos en los que colaboramos. Pero la pobreza no son solo datos, son personas, misiones, rostros e historias. Por eso ZENIT ha entrevistado a Rafael Serrano, secretario general de Manos Unidas, para profundizar en la labor que esta Asociación desarrolla.

Han publicado recientemente el Informe 2013 de Manos Unidas, ¿qué valoración podría hacer de este año?
-- Rafael Serrano: En efecto, como todos los años hemos publicado la Memoria de Actividades realizadas durante 2013. Es nuestro deseo mantener la máxima transparencia ante nuestros socios, donantes y colaboradores y al mismo tiempo comunicar a toda la sociedad nuestras realidades en la lucha contra el hambre en el mundo y en el pulso que mantenemos por la promoción integral de las personas en los pueblos desfavorecidos.

El papa Francisco ha dicho en varias ocasiones que en la economía y los mercados de hoy, la solidaridad es una palabra incómoda, incluso casi una palabrota. Desde su trabajo, ¿cómo ven esta realidad?
-- Rafael Serrano: Nuestro querido Papa Francisco sabe siempre poner el dedo en la llaga de las deficiencias de esta sociedad occidental egoísta y hedonista. Acierta con sabiduría de gran comunicador con sus frases que tanto impactan. La solidaridad es una palabra incómoda en las altas finanzas y para algunos poderosos o gente de duro corazón. Sin embargo creo advertir que en la gente sencilla la solidaridad es una palabra real, de gran contenido y algo que se practica día a día incluso con sacrificio.

Manos Unidas trabajó en 2013 por la igualdad efectiva de derechos entre los hombres y las mujeres. Y a través del lema "No hay justicia sin igualdad" se quiso realizar una labor social de sensibilización en torno a esta materia. ¿Qué lectura se puede hacer, a un año vista, de la situación de la mujer en derechos e igualdad?
-- Rafael Serrano: Ha sido nuestro lema de campaña ese que usted cita. Somos muy conscientes en Manos Unidas del problema de la mujer y por eso hemos trabajado durante todo el año pasado por la igualdad efectiva de derechos entre los hombres y las mujeres.

Podemos afirmar que la situación no ha cambiado en tan pocos meses, aunque hayamos creado conciencia social. Las mujeres son las más afectadas por la pobreza, la malnutrición y el analfabetismo. En algunas culturas no se respeta su libertad  y con frecuencia son víctimas de violencia física, sexual y psicológica.

Manos Unidas no sólo denuncia todo esto sino que apoya la defensa de la dignidad de la mujer; pone en marcha iniciativas al efecto y tiene en cuenta a la mujer en todos sus proyectos. Y en este terreno seguimos las enseñanzas del Papa Francisco en la exhortación “Evangelii Gaudium”.

En el año 2013, aprobaron un total de 601 iniciativas de cooperación al desarrollo repartidas en 57 países de África, América y Asia ¿De qué forma deciden dónde intervenir?
-- Rafael Serrano: A Manos Unidas nos llegan muchas solicitudes de los países donde trabajamos en África, Asia e Iberoamérica. Nuestra estrategia pasa por diversos pasos, estudiándolas y analizándolas primero para ver si existe una participación activa de los beneficiarios, asumiendo el proyecto como suyo, si soluciona una necesidad comunitaria real y objetiva, si la acción se enmarca en un proceso de desarrollo más amplio, si la iniciativa parte de los beneficiarios y no de una iniciativa personal. Asimismo controlamos que la institución solicitante sea responsable, con experiencia y capaz de hacer sostenible el proyecto. También se mira mucho si los beneficiarios se encuentran o no bajo el umbral de la pobreza.

España ha sido uno de los países más golpeados por la crisis económica, ¿cómo han notado en Manos Unidas la crisis?
-- Rafael Serrano: Naturalmente, la hemos notado. Nos ha afectado. Con todo, nuestros socios, donantes y colaboradores nos han acompañado con su apoyo y con su dinero en la medida de sus posibilidades. Gracias a Dios y a ellos, Manos Unidas ha podido seguir adelante destinando a nuestro trabajo por los más pobres entre los pobres a través de proyectos de cooperación al desarrollo un total de 37.254.651 euros.

Es habitual escuchar al papa Francisco hablar de las periferias. Ustedes llevan muchos años trabajando con estas periferias. En su opinión, ¿qué desafíos se encuentran a la hora de trabajar con los más desfavorecidos?
-- Rafael Serrano: La indiferencia de los que miran hacia otro lado y no se enteran ni quieren enterarse de lo que ocurre en esas periferias. Por eso, Manos Unidas trabaja intensamente en educar la conciencia social de la sociedad española mediante lo que denominamos “Educación para el desarrollo” actuando en colegios, institutos, parroquias, y también a través de la sensibilización que logramos a través del trabajo con los medios de comunicación. Esta es una labor fundamental. Hay que poner delante de los ojos de la gente las realidades de pobreza de esas periferias.

Y en este año 2014, ¿cuáles están siendo los proyectos más importantes de Manos Unidas?
-- Rafael Serrano: En lo que va de año, tenemos aprobados y en ejecución 310 proyectos por un valor de 18.440.000 Euros. Y se han atendido 14 emergencias: 3 en Asia, 8 en África, 3 en Suramérica, por un valor de 700.000 Euros. Todos son importantes.

¿Es difícil encontrar la esperanza en este trabajo?
-- Rafael Serrano: No. La Esperanza la encontramos en la Fe y en la Caridad, o sea en el amor al prójimo porque somos la ONG de la Iglesia Católica para el Desarrollo.