«Hollywood tiene necesidad de los cristianos», afirma una productora

Habla la directora de «Act One», academia de guiones cinematográficos cristianos

| 522 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 3 diciembre 2002 (ZENIT.org).- Según la cineasta Barbara R. Nicolosi, «Hollywood tiene necesidad de guiones cristianos, y la Iglesia necesita entender el sistema de Hollywood».



Así los expuso la cineasta en el congreso sobre cine «Los diez mandamientos en la cultura cinematográfica del tercer milenio» organizado por varios organismos de la Santa Sede entre el lunes y el martes en la Universidad de la Santa Cruz de Roma.

En su conferencia sobre las aportaciones de la Iglesia a Hollywood y viceversa, la productora Nicolosi explicó la necesidad que los guionistas de cine incluyan valores cristianos en sus guiones.

De hecho, esta es la idea que dio pie a Act On (http://www.ActOneprogram.com), la escuela de Hollywood que enseña a hacer guiones cristianos para la industria cinematográfica. Esta escuela, cuyo programa mensual dirige Nicolosi, acoge a cristianos de distintas confesiones que quieran aprender las técnicas de Hollywood y que al mismo tiempo deseen expresar valores cristianos que puedan ser futuros guiones para películas.

Nicolosi constató que no existe un cine católico. «Lo que en literatura hicieron Flannery 0’Connor o Graham Greene, no lo tenemos en el cine hollywoodiano», constató.

Muchos católicos desdeñan el cine porque lo encuentran «demasiado popular». Nicolosi cree que esta visión negativa tiene que cambiar, ya que «el entretenimiento no es una pérdida de tiempo».

Para Nicolosi, «no existe un cine católico por muchos motivos, uno de los cuales es que si existiera no lo reconoceríamos, porqué no sabemos qué queremos. El Pueblo de Dios no sabe qué quiere del cine», remarcó.

Para ella, «las películas tienen que conducir al público a experimentar que, a pesar de tanto caos y locura, hay una mente amorosa que está por encima y que la Gracia siempre actúa».

«Una buena película no es solo una película bien construida técnicamente --aclaró--. Una buena película da un "plus" de autenticidad, de verdad».

Nicolosi piensa que «no es incumbencia de la Iglesia institucional hacer películas, sino que debe más bien ayudar a los artistas con principios y métodos para hacer que sus historias sean sanas y --¿por qué no?-- santas». Esta es ya actualmente una de las mejores aportaciones de la Iglesia la mundo del cine, reconoció.

Por su parte, añadió, «Hollywood puede explicar a la Iglesia el poder de un guión, esto es: una buena historia basta si tiene "pathos", "logos" y "ethos" (pasión, discurso y ética)», explicó.

Además, concluyó, «todo predicador para hacer una homilía puede aprender los “dos mandamientos de Hollywood”: No me aburras y no me hagas perder el tiempo», concluyó.

El Congreso «Los diez mandamientos en la cultura cinematográfica del tercer milenio» ha sido organizado por el Consejo Pontificio para la Cultura, el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, y la Filmoteca Vaticana. Tiene lugar paralelamente a la celebración en Roma del Festival «Tertio Millennio», que analiza a partir de este martes los valores espirituales de la producción cinematográfica.