Hombres y mujeres en uniforme llenos de la fe en Jesús

Discurso del Santo Padre en el Encuentro Internacional para los Ordinariatos Militares

| 1236 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 24 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- A continuación les ofrecemos el discurso que el Santo Padre Benedicto XVI dirigió a los participantes del Encuentro Internacional para los Ordinariatos Militares, al recibirlos en la Sala Clementina el pasado sábado 22 de octubre.

* * * * *

Señores cardenales, venerados Hermanos en el Episcopado y en el Sacerdocio,

queridos amigos,

estoy contento de acogeros con ocasión del sexto Congreso Internacional de los Ordinariatos Militares y del tercer Curso Internacional de formación de los capellanes militares en derecho humanitario, promovidos conjuntamente por la Congregación para los Obispos y por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz. Al saludar cordialmente a todos, agradezco al cardenal Marc Ouellet las corteses palabras que me ha dirigido también en vuestro nombre.

Estas iniciativas vuestras asumen una importancia particular, porque se colocan -como se ha dicho ya- en el contexto del 25 aniversario de la Constitución Apostólica Spirituali militum curae, promulgada por el Juan Pablo II, de la que hoy celebramos la memoria litúrgica. Mediante tal procedimiento legislativo, se pretende dar a los Ordinariatos Militares la posibilidad de promover una acción pastoral cada vez más adecuada y mejor organizada por una parte importante del Pueblo de Dios, es decir, los militares y sus familias, con sus instituciones como cuarteles, escuelas militares y hospitales. 25 años después del documento, es necesario poner de manifiesto que los Ordinariatos Militares han demostrado, en general, haber adoptado un estilo cada vez más evangélico, adecuando las estructuras pastorales a las urgentes exigencias de la nueva evangelización.

En estas jornadas de estudio, os proponéis recorrer idealmente el camino histórico y jurídico de los Ordinariatos Militares, su misión eclesial, así como está delineada por la Spirituali militum curae, separando las trayectorias comunes de la pastoral a favor de los militares y profundizando en los problemas más actuales. En la expresión de mi cordial aliento, deseo llamar vuestra atención sobre la exigencia de garantizar a los hombres y a las mujeres de las Fuerzas Armadas una asistencia espiritual que responda a todas las exigencias de una vida cristiana coherente y misionera. Se trata de formar a cristianos que tengan una fe profunda, que vivan una práctica religiosa convencida y que sean testigos auténticos de Cristo en sus ambientes. Para alcanzar este objetivo, es necesario que los obispos y capellanes militares se sientan responsables del anuncio del Evangelio y de la administración de los Sacramentos ahí donde estén presentes los militares y sus familias.

Si el desafío de los Ordinariatos Militares es el de evangelizar el mundo castrense, haciendo posible el encuentro con Jesucristo y la santidad de vida a la que todos lo hombres están llamados, parece evidente que los sacerdotes, comprometidos en este ministerio, deben tener una sólida formación humana y espiritual, una constante atención por la propia vida interior y, al mismo tiempo, estar disponibles a la escucha y el diálogo, para poder acoger las dificultades personales y ambientales de las personas a ellos confiadas. Estas, de hecho, necesitan un continuo apoyo en su itinerario de fe, ya que la dimensión religiosa tiene un significado especial también en la vida de un militar. La razón por la que existen los Ordinariatos Militares, es decir la asistencia espiritual a los fieles en las Fuerzas Armadas y de la Policía, hace referencia a la solicitud con la que la Iglesia ha querido ofrecer a los fieles militares y a sus familias todos los medios de salvación para facilitarles la atención pastoral ordinaria y la ayuda específica que necesitan para desarrollar su misión con el estilo de la caridad cristiana. La vida militar de un cristiano, de hecho, se pone en relación con el primer y más grande mandamiento, el de amor a Dios y al prójimo, porque el militar cristiano está llamado a realizar una síntesis por la que sea posible ser un militar por amor, cumpliendo el  ministerium pacis inter arma.

Me refiero, en especial, al ejercicio de la caridad en el soldado que socorre a las víctimas de los terremotos y de las inundaciones, como también a los prófugos, poniéndose a disposición de los más débiles su valentía y su competencia. Pienso en el ejercicio de la caridad en el soldado comprometido en la desactivación de minas, con su peligro y riesgo personales, en las zonas que han sido escenario de guerras, como también en el soldado que, en el ámbito de las misiones de paz, patrullan las ciudades y los territorios para que los hermanos no se maten entre ellos. Hay muchos hombres y mujeres en uniforme llenos de la fe en Jesús, que aman la verdad, que quieren promover la paz y que se comprometen como verdaderos discípulos de Cristo en el servicio a la propia nación, favoreciendo la promoción de los derechos humanos fundamentales de los pueblos.

En este contexto, se inserta la relación entre el derecho humanitario y los Capellanes Militares, ya que una colaboración entre las organizaciones humanitarias y los responsables religiosos desarrolla energías fecundas dirigidas a aliviar los sufrimientos de los conflictos. En las devastadoras heridas producidas por las guerras y ante los ojos de todos, la dignidad humana es ultrajada a menudo y la paz destruida. Sin embargo, la sola dinámica del derecho no basta para restablecer el equilibrio perdido; es necesario recorrer el camino de la reconciliación y del perdón. Así escribió el beato Juan Pablo II en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2002, que siguió a los trágicos atentados del 11 de septiembre de 2001: “La verdadera paz, pues, es fruto de la justicia, virtud moral y garantía legal que vela sobre el pleno respeto de derechos y deberes, y sobre la distribución ecuánime de beneficios y cargas. Pero, puesto que la justicia humana es siempre frágil e imperfecta, expuesta a las limitaciones y a los egoísmos personales y de grupo, debe ejercerse y en cierto modo completarse con el perdón, que cura las heridas y restablece en profundidad las relaciones humanas truncadas” (nº3).

Queridos amigos, también a la luz de estas consideraciones, las motivaciones pastorales que son la base de la identidad del Ordinariato Militar son de gran de actualidad. La obra de evangelización en el mundo militar exige una creciente asunción de responsabilidades, para que, en este ámbito, haya un anuncio siempre nuevo, convencido y gozoso de Jesucristo, única esperanza de vida y de paz para la humanidad. Él, de hecho, dijo: “sin mí, no podéis hacer nada” (Jn 15,5). Que vuestra particular misión y vuestro ministerio y el de vuestros colaboradores, presbíteros y diáconos, favorezcan una renovación general de los corazones, presupuesto de la paz universal, a la que todo el mundo aspira. Con estos sentimientos os aseguro mi oración y os acompaño con mi bendición, que imparto de corazón a vosotros y a los que se confían a vuestros cuidados pastorales.

[Traducción del original italiano por Carmen Álvarez

© Copyright 2011 - Libreria Editrice Vaticana]