Honduras: Dejar el país por la tierra prometida

Entrevista al cardenal Oscar Andrés Rodríguez, arzobispo de Tegucigalpa

| 963 hits

TEGUCIGALPA, domingo 1 julio 2012 (ZENIT.org).- Recientes estimaciones del Departamento de Estado de Estados Unidos indican que hay entre 800.000 y 1 millón de hondureños que viven en Estados Unidos, casi el 15% de la población interna de Honduras.

La gran incertidumbre se debe a que el elevado número de inmigrantes indocumentados de Honduras en la actualidad, se cree que residen en los Estados Unidos. Marie-Pauline Meyer, para el programa Dios llora en la Tierra, en colaboración con la fundación internacional pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada, entrevistó al cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, Honduras.

Aunque muchos hondureños tienen familiares en Nicaragua, España, México, El Salvador y Canadá, la mayoría de los hondureños que viven en el extranjero se encuentran en Estados Unidos. ¿Está usted en contacto con ellos?

--Card. Rodríguez: Sí, esta es una parte muy dolorosa de nuestra historia. El joven --y el 42% de nuestra población está por debajo del 15 años--, no tienen oportunidades aquí. Miran los programas estadounidenses en la televisión y la sensación es que hay una tierra prometida. Tratan de ir y son explotados, o se lesionan durante el viaje de ida. Hay un vuelo diario de Estados Unidos con muchos de estos jóvenes que son capturados y deportados por entrar ilegalmente en EE.UU. Es una tragedia. No son delincuentes. Van hasta allá para ayudar a sus familias. Muchas veces son explotados por las bandas en México. Esta es una nueva industria, los jóvenes son capturados y las pandillas demandan un rescate a sus familias en Honduras; los pobres no tienen nada que dar y muchos de ellos mueren. Es una tragedia. Creo que debe haber nuevas leyes de inmigración controlada para permitir que las personas encuentren trabajo.

¿Quiere decir que Estados Unidos debe cambiar estas leyes?

--Card. Rodríguez: Los obispos de Estados Unidos han estado pidiendo esto en el Congreso, pero la política es complicada y creo que tenemos que seguir en esta dirección y convencer a la administración de EE.UU. que es posible tener una inmigración controlada para ayudar a este pueblo.

¿Cuál es entonces la respuesta de la Iglesia católica en Honduras? ¿Qué puede hacer por estos jóvenes y sus familias?

--Card. Rodríguez: En primer lugar, tratar de desalentar esta forma de migración, porque no es una solución. La Iglesia católica no es sólo la jerarquía. Tenemos que iluminar a los laicos a invertir en el país en lugar de mantener su dinero en EE.UU. o Europa. Los alentamos a invertir en el país para crear puestos de trabajo.

¿Qué tipo de inversiones se está sugiriendo?

--Card. Rodríguez: Con tan poco como 300 dólares usted puede animar a una familia para iniciar un pequeño negocio en la venta de bienes. Esto da esperanza. Después de los huracanes, la gente pierde sus tierras debido a que las inundaciones remueven el suelo dejando sólo arena. Estas personas finalmente terminan perdiendo la tierra frente a los bancos, como pago de sus préstamos bancarios. Yo conseguí donaciones y he comprado esas deudas. Eso les dio esperanza a estas familias.

¿Veo que entiende la situación de estos jóvenes y su deseo de irse?

--Card. Rodríguez: Sí, y he visitado muchas cárceles, muchas prisiones en la frontera de EE.UU. con México. Conocí a muchos hondureños. He orado con ellos y he traído mensajes a sus familias en Honduras.

¿Hay algo positivo para los latinos que van a los EE.UU.?

--Card. Rodríguez: Por supuesto. Usted sabe que la Iglesia católica está creciendo en Estados Unidos y esto es debido a la presencia de los latinos que llevan su fe. Yo sé de dos sacerdotes que están ayudando con el cuidado pastoral de los hispanos en algunas diócesis en los EE.UU. Debo decir que para muchos de ellos, el único momento que tienen de verdadera alegría es cuando pueden reunirse para la Santa Misa en español; allí un pastor predica en un idioma que entienden, y que cultiva su esperanza con el fin de tener una fe más fuerte.

¿También la esperanza de volver a Honduras?

--Card. Rodríguez: Sí, muchos de ellos regresan, ya que trabajan duro y ahorran algo de dinero para construir finalmente una casa en Honduras. Yo sé de un pequeño pueblo que tenía casas horribles y después de diez años todas estas casas se encuentran en muy buenas condiciones. Todas esas son familias de migrantes en los EE.UU. que han enviado remesas, y que ahora tienen un verdadero hogar, y pueden vivir con dignidad.

En Honduras, la presencia del cristianismo es fuerte, ¿todavía tiene cómo evangelizar?

--Card. Rodríguez: Por supuesto. El papa Pablo VI estableció claramente en la exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi que la razón de la existencia de la Iglesia es evangelizar. Estamos comprometidos especialmente después que el papa Juan Pablo II instó a una nueva evangelización en América Latina. Esto se repitió en el siglo XXI, cuando el papa Juan Pablo II nos exhortó con Duc in Altum ("Rema mar adentro"), estamos comprometidos con una misión continental.

¿Qué tipo de evangelización se realiza en Honduras?

--Card. Rodríguez: Todo tipo de evangelización, especialmente en todos los medios de comunicación. A pesar de nuestra pobreza, tenemos un canal de televisión, comenzamos una universidad católica, hemos empezado con la renovación de nuestras parroquias y hemos puesto un gran énfasis en el desarrollo de un programa pastoral para la juventud.

¿Ve usted los frutos?

--Card. Rodríguez: Sí. Honduras fue uno de los países de América Latina con muy pocos sacerdotes. Antes de la Conferencia de Puebla de 1979 sólo habían 192 sacerdotes en Honduras. Ahora tenemos más de 400. Cuando fui nombrado obispo auxiliar en 1978 teníamos 13 seminaristas, ahora tenemos cerca de 200. Por lo tanto, se ven los frutos, pero no podemos dormirnos en los laureles. Es necesario continuar con el fin de desarrollar el reino de Dios.

Esta entrevista fue realizada por Marie-Pauline Meyer para "Dios llora en la Tierra", un programa semanal de radio y televisión producido por la Catholic Radio y Television Network junto con la fundación internacional pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Para obtener más información en la Red: www.WhereGodWeeps.org y www.acn-intl.org

Traducido del inglés por José Antonio Varela V.