Hong Kong: Ayuda espiritual y material de la Iglesia en la lucha contra el SARS

Sacerdotes voluntarios trabajan ya en los hospitales

| 745 hits

HONG KONG, 20 mayo 2003 (ZENIT.org-Fides).- Después de un acuerdo alcanzado con las autoridades hospitalarias, la diócesis de Hong Kong ha puesto a disposición algunos sacerdotes voluntarios para administrar los sacramentos a los enfermos del síndrome respiratorio agudo severo (SARS).



Cinco sacerdotes han comenzado ya esta delicada labor. Fueron elegidos entre los 45 que se ofrecieron para dicho servicio. Los 40 restantes se dedicarán a visitar a las familias católicas y a las personas en cuarentena.

Los sacerdotes «en primera línea» son cuatro: Joseph Chan Wing-chiu, Luis Ho Siu-keung, Benedict Lam Cho-ming y Simon Li Chi-yuen, Marciano Baptista.

Todos ellos se han sometido a una adecuada formación en el «Caritas Medical Centre» sobre las precauciones que deben adoptar en su ministerio y en el trato con los pacientes. Ninguno teme el contagio.

«Nuestra presencia ayuda a los enfermos a seguir adelante y constituye un gran signo de esperanza para ellos --declaró el padre Baptista--. El mayor miedo que tienen es el de morir sin poder recibir los sacramentos de la Reconciliación y la Unción de Enfermos».

Como explicó el padre Joseph Chan, vicepárroco de la iglesia del Corazón Inmaculado de Maria, «el sacramento de la Unción proporciona fortaleza, paz y ánimo para superar las dificultades que acompañan a una enfermedad grave o en la fragilidad de la ancianidad, y ayuda a superar la tentación del desánimo y de la desesperación para afrontar la muerte».

Además, respondiendo al llamamiento de su obispo, monseñor Joseph Zen, la comunidad católica de Hong Kong ha conseguido en poco tiempo donativos por valor de casi 70.000 dólares estadounidenses para colaborar en la lucha contra la epidemia de neumonía atípica.

La Comisión diocesana para la pastoral hospitalaria puso en marcha esta recogida de fondos para apoyar al personal hospitalario de Hong Kong. Las 34 parroquias y todas las entidades católicas de la diócesis unieron sus esfuerzos por el éxito de la iniciativa.

La suma recogida ya ha sido destinada a seis hospitales de la ciudad, donde se necesitan batas especiales de protección para médicos y enfermeras, según informó la presidenta de la comisión diocesana, Agnes Wong Fung Yuk Tong.