Iglesia en Madrid: «La plaga del mundo actual, también en España, es el terrorismo»

Europa hace oír su condena por la matanza de ETA

| 329 hits

MADRID, jueves, 11 marzo 2004 (ZENIT.org).- El arzobispo de Madrid, el cardenal Antonio María Rouco Varela, y los obispos auxiliares han expresado en un comunicado su «inmensa tristeza y profundo e incontenible dolor» por el atentado --cometido por la banda terrorista separatista vasca ETA-- que en la mañana de este jueves ha acabado con la vida de 186 personas y ha dejado heridas a otras mil, según últimos datos oficiales.



Se trata, según los prelados, de una «tragedia que alcanza dimensiones de una increíble violencia indiscriminada». Una cadena de explosiones sacudió en la mañana de este jueves, en plena hora punta, trenes de cercanías en las estaciones de Atocha, del Pozo del Tío Raimundo y de Santa Eugenia en Madrid

«La Iglesia toda en Madrid, ante la más brutal de las masacres que la banda terrorista ETA ha provocado hoy en nuestra ciudad, expresan el más rotundo de los rechazos», afirma el comunicado, y añade que «la plaga del mundo actual, también de nuestra España, es hoy el terrorismo».

Los obispos piden «acoger en nuestros corazones el perdón» y que «Dios cambie las entrañas de los asesinos». Además, el cardenal Rouco ha decretado que este jueves, en todas las parroquias de Madrid «se celebre la Eucaristía por el eterno descanso de las víctimas del criminal atentado y por el consuelo de sus familias».

Expresando su dolor por los fallecidos y sus familiares, el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española denuncia en una declaración que «ETA es una organización intrínsecamente perversa, cuyas raíces se hallan en un tipo de nacionalismo totalitario e idolátrico», y que en vísperas de las elecciones generales ha querido «hacer publicidad de sus fines políticos, que juzgan superiores a la vida de las personas y al Estado de derecho».

«Nunca puede existir razón moral alguna para el terrorismo», advierte el episcopado español. «Por tanto, no es moralmente posible el trato político con ETA, ni directo ni indirecto».

Los prelados recuerdan igualmente que «reaccionar con odio indiscriminado frente a los crímenes de ETA, en la medida en que divide a la sociedad en bandos enfrentados e irreconciliables, es favorecer los fines de los terroristas, aceptar sus tesis del conflicto irremediable, preparar y facilitar la aceptación y el reconocimiento de las pretensiones rupturistas».

«Es el momento de redoblar la colaboración con las autoridades competentes en la lucha contra el terrorismo», «es el momento de la caridad y de la solidaridad con la víctimas. Los católicos queremos prestarles nuestra ayuda en todo lo que esté a nuestro alcance». «Que María, la Reina de la Paz, interceda por nosotros», concluye el comunicado.

El nuncio apostólico en España, monseñor Manuel Monteiro de Castro, ha calificado como «repugnante» el crimen; «lo que ha ocurrido es un hecho de una gravedad inaudita», reconoció a la agencia «Sir» del episcopado italiano.

A tres días de las elecciones generales, el prelado expresa su deseo de que «el pueblo español se una aún más contra la amenaza de una exigua minoría de personas». «En este momento --concluye-- no queda más que rezar por las víctimas y por sus familiares rogando al Señor que actos semejantes no vuelvan a repetirse».

Los atentados terroristas perpetrados esta mañana en Madrid han causado una gran consternación en el Parlamento Europeo, que ha decidido declarar este día, el 11 de marzo, como Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo.

El presidente de la Eurocámara, Pat Cox, dijo: «En la Unión Europea no habrá refugio para terrorista alguno. No más bombas, no más muertos. Entre todos acabaremos con los terroristas».

Cox expresó a la prensa sus sentimientos de «indignación» y «profunda tristeza» en nombre de todos los europeos y ha ordenado que las banderas española y europea ondeen a media asta en el edificio del Parlamento.

En una declaración institucional Pat Cox afirmó que «el terrorismo es un cáncer y necesita una respuesta conjunta». Tras sus palabras, el pleno parlamentario guardó dos minutos de silencio.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, ha mostrado a las autoridades españolas su solidaridad y les ha ofrecido ayuda civil de emergencia.

El gobierno de España ha convocado a todos los españoles a que se manifiesten el viernes a las siete de la tarde en todo el país bajo el lema «Con la víctimas, con la Constitución, por la derrota del terrorismo». Se han decretado tres días de luto oficial y los partidos políticos han suspendido sus campañas electorales.