Iglesia en Panamá: exhorta a realizar una campaña política positiva

La Conferencia Episcopal pide que sea una oportunidad para construir y no para destruir

Roma, (Zenit.org) Redacción | 504 hits

Los obispos de Panamá reunidos del 1 al 5 de julio en la segunda Asamblea Ordinaria Anual indicaron los problemas que vive el país, e invitaron a las fuerzas políticas a que realicen una campaña electoral con programas propositivos.

El documento que inicia agradeciendo a Benedicto XVI y al papa Francisco, en particular por sus homilías en Santa Marta, “y sobre todo por su manera de vivir y de testimoniar la fe a través de una entrega absolutamente sin límites, no pueden dejarnos indiferentes”.

Al entrar en la situación nacional recuerda que “ante las elecciones que se avecinan resaltamos algunos factores que debilitan el sistema democrático”. Y realiza una lista no indiferente: “La corrupción en la vida pública y privada, los continuos sobresaltos sobre irregularidades en el período pre-electoral, el clientelismo político, la falta de transparencia, la necesidad de rendición de cuentas, un cierto clima de impunidad, el malestar por la mala calidad de los servicios públicos como el acceso al agua potable, la recogida de basuras, la atención de salud, el transporte público, el alto costo de la canasta básica, entre otros”.

Una situación, indican los obispos que “aumenta la desconfianza del pueblo y hasta empaña las numerosas obras y realizaciones del actual gobierno” y que producen “una cierta desesperanza”.

A lo que proponen las palabras del papa Francisco en el Domingo de Ramos: "No sean nunca hombres y mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo. Nunca se dejen vencer por el desánimo".

El documento de los obispos recuerda que “la Iglesia católica, movida por la esperanza en Cristo, busca, insiste y ofrece caminos de paz y reconciliación entre los panameños” y que “la firma del Pacto Ético y del Compromiso Ciudadano es la contribución que ofrecemos al país y a sus dirigentes”.

La Iglesia Católica ha presentado a la ciudadanía el compromiso ciudadano como un mecanismo para exigir a quienes aspiran a dirigir el país, unas normas mínimas de respeto y tolerancia, de propuestas, dejando afuera el clientelismo político, la politiquería y la demagogia.

Precisan que a la Iglesia “no le corresponde bajar a la arena de lo político partidista, o tomar partido por alguna facción. Pero sí que la política no pierda su norte de buscar la justicia y la paz para todos, empezando por los más pobres".

En cambio sí “le corresponde trabajar en la formación de la conciencia de todos los que integran la patria, a partir de la Doctrina Social de la Iglesia”.

Y añaden: “La campaña política no es una oportunidad para destruir al contrario, sino para construir y presentar una visión de país y un plan de trabajo creíble y ejecutable”.

La conferencia de obispos aprueba la oferta-llamado del señor presidente de la República de “propiciar el diálogo, el consenso, la unidad, haciendo de la campaña un debate noble e inteligente sobre los desafíos del país en lugar de un infructuoso campo de enfrentamientos entre candidatos y corrientes políticas”.

Y recuerda que “los ciudadanos, hoy más que nunca, tienen en sus manos la posibilidad de transformar nuestra realidad política. Por ello, estamos promoviendo el Compromiso Ciudadano con la finalidad de hacer visibles a quienes quieren una campaña electoral desarrollada en un clima de paz y tolerancia, en el que prevalezcan las propuestas y no las confrontaciones estériles, donde el centro sea la persona humana y el bien común.

Y animan a los jóvenes “a participar en iniciativas que han surgido de ellos mismos como 'Somos ciudadanos, no clientes', el ciberactivismo en las redes sociales por una ética política, etc”.

El documento concluye pidiendo “a Santa María la Antigua, Madre de la Iglesia” que continúe caminando con nosotros, para que, sobre todo en este Año de la Fe, seamos la Iglesia del testimonio y del amor”.