Iglesia y turismo: el cristiano, su tiempo libre y la globalización

Presentadas las orientaciones vaticanas sobre Pastoral del Turismo.

| 607 hits

ROMA, 12 julio 2001 (ZENIT.org).- El presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Inmigrantes e Itinerantes, monseñor Stephen Fumio Hamao, y el secretario del mismo, monseñor Francesco Gioia, presentaron ayer en la Sala de Prensa vaticana un documento titulado “Orientaciones para la Pastoral del Turismo" que trata de recoger la abundante doctrina pontificia de los últimos treinta años sobre este fenómeno contemporáneo, que supone un desafío a las comunidades de acogida.



"La Iglesia -dijo monseñor Hamao- ha acompañado esta parte de la historia moderna de la humanidad, convencida de las grandes oportunidades que el turismo ofrece al individuo y a la colectividad". "Se ha construido -añade- una potente estructura económica al servicio del turismo, una industria de dinámica globalizadora, que ha reclamado la implicación de autoridades políticas y organizaciones sociales. El espectacular desarrollo del turismo, su especial incidencia en las relaciones entre países ricos y pobres, exige por parte de la comunidad internacional una vigilancia permanente y creativa. La apuesta es que el turismo sea un instrumento al servicio de la persona, tanto del individuo como de los pueblos".

El documento vaticano señala pistas y orientaciones para una reflexión sobre estos temas, una reflexión que debería estar incluida en cada formación y catequesis pero que será mucho más oportuna en el tiempo de vacaciones.

El principal compromiso de la pastoral del turismo, indicaron los presentadores, es el de ayudar a los cristianos a programar su propio tiempo libre y de turismo, y acoger a los turistas. "Acoger al huésped y, a su vez, saberse comportar como huésped, son el testimonio evangelizador que los cristianos están llamados a encarnar en el mundo del turismo".

Por su parte monseñor Gioia indicó que el turismo "es uno de los fenómenos más característicos de la sociedad actual". Y ha dado una prueba de ello con datos: En el 2000, aumentó, como informa la Organización Mundial del Turismo, en un 7,4%, respecto al año anterior, es decir 50 millones más. Ésta es la cifra que reciben anualmente Estados Unidos y España. En Europa, que suma el 58% del turismo internacional, hubo un aumento del 6,2%, con 403 millones de llegadas, cerca de 25 millones de viajes más respecto al año precedente. Las entradas por turismo internacional, el año pasado, fueron de 476.000 millones de dólares. Se prevé que, en el 2010, los turistas internacionales sobrepasarán a los actuales en una cifra de entre 698 y mil millones y en el 2020 aumentarán en otros 560 millones más.

Para monseñor Gioia hay muchos indicios de está naciendo una nueva cultura que hace pensar "en una antropología de parámetros mundiales". "Parece evidente -añadió- que se impone una óptica humana medida con parámetros mundiales. Y sin embargo los conflictos que nacen, por ejemplo, entre G-8 y pueblo de Seattle expresan lo difícil que es este parto. A la Iglesia no le corresponde hacer disquisiciones sobre barricadas a favor del conservadurismo o del progresismo. Pero, en el momento presente de la sociabilidad humana, el hombre no puede dejar de ver una etapa de fraternidad universal inscrita en su DNA".
El documento, de 26 páginas, está firmado por monseñor Hamao, japonés, y monseñor Gioia, italiano, y fechado el 29 de junio, fiesta de los santos Pedro y Pablo. Se encuentra por ahora en italiano, en el sitio vaticano http://www.vatican.va