Inaceptable presión de la ONU a Malta para la legalización del aborto

Denuncian los prelados del país mediterráneo

| 398 hits

FLORIANA, miércoles, 1 diciembre 2004 (ZENIT.org).- De «inaceptable» han calificado los obispos de Malta la presión de las Naciones Unidas sobre el Estado mediterráneo para la legalización el aborto en determinadas circunstancias.



En una declaración difundida este miércoles, los prelados aluden a la recomendación que hizo el 26 de noviembre el Comité de derechos económicos, sociales y culturales de la ONU al Estado maltés, cuya población está formada en su mayor parte por católicos.

En ella, el Comité urge a Malta «a revisar su legislación sobre el aborto y considerar excepciones a la prohibición general del aborto para los casos de abortos terapéuticos y cuando el embarazo sea resultado de violación o incesto».

«Cualquiera que sea la razón» que lleva a su práctica, el aborto «es el asesinato de personas inocentes», recuerdan los prelados malteses.

Recalcan que «el derecho a la vida de cada individuo es un elemento constitutivo de la sociedad civil y de su legislación» y que «los derechos inalienables de la persona deben ser reconocidos y respetados por la sociedad civil y la autoridad política».

De ahí que en el momento en que una ley «priva a una categoría de seres humanos de la protección que la legislación civil debe darles, el Estado está negando la igualdad de todos ante la ley».

De acuerdo con lo anterior, «la presión del Comité de las Naciones Unidas sobre el Estado maltés para legalizar el aborto en determinadas circunstancias es ofensiva e inaceptable», denuncian los obispos «lamentando mucho la decisión» «de ejercer tal presión desafortunada en nuestro país».

«Alentamos al pueblo maltés a permanecer firme en su aprecio y defensa de la vida humana desde su concepción, y en su total rechazo del aborto», expresa la declaración firmada por el arzobispo Joseph Mercieca --de Malta--, el obispo Nicholas J. Cauchi –de Gozo— y el obispo Anetto Depasquale –auxiliar de Malta--.

«Igualmente animamos a todos los representantes de nuestro pueblo a continuar no sólo rechazando el aborto sin reservas, sino a no dejar de pronunciarse en defensa de la vida y contra el asesinato, a través del aborto, de personas completamente incapaces de defenderse», concluyen.

El 91% de la población de Malta, algo inferior a 400 mil habitantes, es católica, con un elevado índice de práctica religiosa (la participación en la Misa está en torno al 65%).