Inaugurado un centro cultural cristiano en La Habana

Pretende fomentar un “clima de diálogo y comprensión” entre los cubanos

| 1315 hits

LA HABANA, lunes 26 de septiembre de 2011 (ZENIT.orgEl Observador).- Bajo el impulso del cardenal de la Habana, monseñor Jaime Ortega Alamino, se inauguró la semana pasada un centro cultural en el corazón de la capital de Cuba mediante el cual la Iglesia católica ha propuesto un lugar de encuentro y un clima de diálogo en la isla, cuyo objetivo, dijo el cardenal Ortega Alamino, es “seguir pensando a Cuba y su futuro”.

Dentro de las bases de apertura a la Iglesia católica que se han dado en los últimos meses en la isla caribeña, el cardenal Ortega Alamino fue enfático en su discurso inaugural del centro cultural católico de que se trata de un sitio de intercambio de ideas, propositivo y que le de a su país un clima de diálogo y comprensión entre todos los cubanos.

De acuerdo con información de agencias, el centro está ubicado en el antiguo seminario de San Ambrosio y San Carlos, en La Habana Vieja, pues esa institución docente se trasladó en noviembre de 2010 a una nueva sede, 17 kilómetros al sur de La Habana.

La nueva institución "albergará un Centro de Estudios Eclesiásticos, con varias extensiones, filosofía, estudios sociales, psicología. Será sede del Museo Arquidiocesano que se reabrirá próximamente, tendrá cátedras de Pensamiento, que deberán perfilarse más adelante", precisó el cardenal Ortega Alamino

Contará además con un espacio para exposiciones, cine clubs, conciertos, "pero ante todo será un lugar privilegiado de encuentro", enfatizó el también arzobispo de La Habana. La iniciativa obedece al deseo del Pontificio Consejo para la Cultura de la Santa Sede que aspira a que exista una institución similar en cada gran ciudad, explicó Ortega Alamino.

Según fuentes eclesiásticas cubanas, el momento actual de distensión es el producto de la vista de Juan Pablo II a Cuba en 1998 y de las diferentes embajadas del Vaticano para hacer posible que se cumpliera la petición del Beato Juan Pablo II en el sentido de que Cuba se abriera al mundo y el mundo se abriera a Cuba. 

Hasta el momento, el régimen de Raúl Castro Ruz, hermano de Fidel Castro Ruz, enfermo y retirado del poder, ha permitido que, a través de la Iglesia católica se hayan excarcelado a 130 presos políticos.