India: Continúa la persecución contra los cristianos

Denuncia el obispo de Delhi al presidente Atal Behari Vajpayee

| 931 hits

NUEVA DELHI, 10 dic 2000 (ZENIT.org).- El arzobispo Vincent Concessao, de Delhi, ha denunciado, en una carta al primer ministro Atal Behari Vajpayee, los encarnizados ataques contra los cristianos en India y ha solicitado medidas para detener las atrocidades contra la comunidad.



El arzobispo, en su misiva, afirma que en los últimos días ha habido al menos cinco incidentes de violencia contra
cristianos y uno contra musulmanes.

En su carta al primer ministro, el arzobispo de Delhi afirma que «seis incidentes en cinco días, incluyendo uno contra musulmanes en Uttaranchal, es alarmante y se debe hacer algo para detenerlos. Su intervención seria muy apreciada por las comunidades minoritarias».

El arzobispo expone en su mensaje un elenco de los incidentes: El domingo, 26 de noviembre, por la noche, unos cien fanáticos apedrearon a los cristianos en Kolar, distrito de Karnataka, alegando que los cristianos estaban distribuyendo panfletos y libros conteniendo un mensaje de conversión.

El mismo domingo, fanáticos armados saquearon a las monjas del Convento de St. Mary, en Jwalapur, cerca de Haridwar, de la diócesis de Meerut, en Uttaranchal, tras mantenerlas secuestradas.

«Tres fanáticos echaron abajo la valla que circundaba el convento y asaltaron el dormitorio de las hermanas», dijo el obispo Oswald Lewis a la prensa tras visitar el lugar el lunes. Las monjas trataron de salvarse escondiéndose. Dos de las hermanas se refugiaron en el baño y otras tres se escondieron en el sótano. Los fanáticos rompieron las puertas del baño y el sótano. Amenazaron a las hermanas y se llevaron los objetos de valor.

En otro incidente, una capilla de una pequeña comunidad de 100 fieles de una minoría étnica en Surat, distrito de Gujarat, fue saqueada el domingo por la noche. En Surat, la policia dijo que los atacantes rompieron las puertas y las ventanas de la capilla. Tras el ataque, los líderes eclesiales de la zona pidieron protección policial.

Por su parte, el obispo de Gwalior, Joseph Kaithathara, en un mensaje a la Conferencia Episcopal de India, revelaba que el padre de 64 años, C. Alphonse, fue brutalmente atacado por una turba el martes, alrededor de la una de la mañana. Según dijo, un grupo de gente entró en la casa del padre Alphonse y lo golpeó con palos y varas de hierro. La víctima fue herida en la cabeza y le produjeron fracturas en los brazos, las piernas y varios dientes. Está ingresado en el Hospital Médico Universitario de Gwalior.

El «Hindustan Times» informaba de un incidente en Bokaro, en Jharkhand, sobre «algunas docenas de fanáticos que asaltaron una iglesia de la ciudad de Bokaro y saquearon su interior».

«Agradecería --concluye el arzobispo Concessao en su mensaje al primer ministro-- una rápida intervención de su despacho en este tema antes de que la comunidad empiece a sentirse más amenazada de lo que lo está ya».