India: El primer ministro pide perdón por las agresiones a los manifestantes

En una protesta pacífica a favor de los derechos de los dalit, numerosos cristianos fueron golpeados y detenidos

Roma, (Zenit.org) Redacción | 705 hits

El primer ministro indio, Manmohan Singh, recibió ayer al arzobispo de Nueva Delhi, monseñor Anil Couto y otros obispos cristianos y pidió perdón  por la "brutal" agresión cumplida por la policía durante una marcha pacífica en favor de los derechos de los dalit cristianos y musulmanes celebrada el día anterior. La delegación del clero local reafirmó la propuesta de poner fin a la discriminación de los dalit. Durante el encuentro, centenares de manifestantes provenientes de toda la India han marchado hacia el edificio gritando "queremos justicia".

Hablando con los periodistas al finalizar el encuentro, monseñor Couto explicó: "el primer ministro escuchó con sincera preocupación y atención nuestros pedidos. Prometió que llevaría al parlamento la cuestión y en cuanto está en su poder resolver la situación".

Pero “esto se verá sólo si la ley de 1950 que promueve la discriminación de los dalits, musulmanes y cristianos es cambiada o se derogará”, dice una nota enviada a la Agencia Fides por el “Catholic Secular Forum” (CSF), ONG presente en la manifestación.  

En la manifestación pacífica del pasado 11 de diciembre en Delhi, monseñor Couto y otros obispos cristianos protestantes, que asistieron a la marcha para promover los derechos de los dalit, fueron detenidos por agentes y llevados a una comisaría de policía, donde permanecieron arrestados hasta la noche, y puestos más tarde en libertad. Sacerdotes y religiosas fueron golpeados por la policía durante la manifestación. El cardenal Oswald Gracias, presidente de la Conferencia Episcopal de la India y arzobispo de Mumbai en declaraciones a AsiaNews definió el ataque como "vergonzoso, deshonrado y deplorable".

 “El primer ministro del Gobierno ha accedido ver a nuestros líderes, pero esperamos resultados concretos. El gobierno emite órdenes ejecutivas sobre asuntos de menor importancia, ¿por qué no puede emitir una para remediar la discriminación que perjudica a los dalit no hindúes? ¿Quién va a pagar por la “indignación y el subdesarrollo acumulado por las comunidades cristianas y musulmanas en los últimos 60 años? También pedimos una intervención de la Corte Suprema”, señala el CSF.


Los cristianos creen que “este es un buen momento para abordar el tema de los dalits. Es hora de intensificar la presión sobre los partidos y sobre las situaciones. El Primer ministro busca el consenso de las minorías cristianas y musulmanas”, prosigue CSF.


La ley se remonta a 1950, cuando el parlamento aprobó el artículo 341 de la Constitución: Según este artículo, la ley reconoce los derechos y beneficios económicos, educativos y sociales sólo para los dalit hindúes, con exclusión de los beneficios de los dalit cristianos y musulmanes. Más tarde, en 1956 y en 1990, la discriminación se extendió a los budistas y sijs.

(RED/RL)