India: las relaciones homosexuales vuelven a ser delito

El cardenal Gracias: 'La Iglesia se opone a la legalización del matrimonio gay, pero no considera a los homosexuales como delincuentes'

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 446 hits

Las relaciones homosexuales en la India vuelven a ser consideradas un acto criminal. Así lo ha sentenciado el Tribunal Supremo de este país el pasado miércoles, 11 de diciembre, rechazando la decisión adoptada en 2009 por el Tribunal Supremo de Nueva Delhi que liberalizó las relaciones entre personas del mismo sexo. Ahora en su resolución, la Corte Suprema ha considerado “constitucionalmente insostenible” la legalización de la homosexualidad y ha recordado que sólo el Parlamento puede enmendar el Código Penal.

Hace cuatro años el organismo judicial de Nueva Delhi había dictaminado que el artículo 377 del Código indio violaba varios artículos de la Constitución al penalizar los actos sexuales entre adultos. El artículo entonces abrogado consideró ilegal "las relaciones carnales contra el orden de la naturaleza", entre ellas las homosexuales, y las condenó con hasta 10 años de prisión.

En ese momento, tras la legalización del tribunal de Nueva Delhi, varios grupos sociales, como la Alianza de Iglesias Apostólicas, el Consejo Cristiano de Utkal, el Consejo de la Ley de Musulmanes de la India y líderes del hinduista Bharatiya Janata Party, recurrieron la sentencia ante el Supremo.

Por este motivo, nada más conocerse el fallo del Alto Tribunal las asociaciones de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB) han acusado a las organizaciones religiosas islámicas y cristianas de haber presionado para restablecer la prohibición.

En medio de la polémica existentes, el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Mumbay y presidente de la Conferencia Episcopal de la India, ha afirmado en declaraciones a Asia News que “la Iglesia Católica nunca se ha opuesto a que de la homosexualidad salga de la criminalización, porque nunca hemos considerado a los homosexuales como delincuentes”. Y ha concluido recordando que “la Iglesia Católica se opone a la legalización del matrimonio gay, pero enseña que los homosexuales tienen la misma dignidad que todo ser humano y condena todas las formas de injusta discriminación, acoso o abuso”.

Por su parte, el ministro de Justicia, Kapil Sibal ha declarado que “el Tribunal Supremo es el árbitro final y tiene que ser respetado por el Gobierno”. Ante la pregunta de si el Ejecutivo enmendará el Código Penal, el ministro ha reconocido en la televisión NDTV que “si el Parlamento celebra sesiones trataremos las cuestión”. Según las fuentes consultadas por ZENIT, parece improbable que el Gobierno del Partido del Congreso modifique el artículo 377 para legalizar las relaciones entre personas del mismo sexo, cuando se está a pocos meses antes de las elecciones generales del próximo año.

Tras el restablecimiento de la penalización en la India, Nepal es ahora el único país del Sur de Asia donde las relaciones entre homosexuales son legales.

(RED/IV)