India: nueva ola de violencia anticristiana en Orissa

| 2358 hits

ROMA, miércoles, 9 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- El Estado hindú de Orissa es otra vez escenario de violencia anticristiana.

Tras los episodios dramáticos del 2007 y de 2008, la comunidad local vuelve a caer en el miedo. Algunas fuentes locales han referido a la agencia vaticana Fides que desde el mes de diciembre las comunidades cristianas del distrito de Malkangiri han sufrido repetidos ataques.

En los últimos treinta días, en particular, las agresiones se han intensificado, registrando más de 10 episodios durante los cuales han sido heridos varios fieles, entre los que cabe destacar mujeres embarazadas y niños.

El pastor Vijay Purusu, de la Iglesia Evangélica “Betel Church”, afirmó que los cristianos han sido atacados y golpeados durante ataques nocturnos. Al menos cuatro familias, aterrorizadas, han abandonado la propia vivienda.

En los ataques del 2007-2008 en Orissa, Estado de la zona centro-oriental de la India, fueron destruidas más de 6.600 casas de cristianos. Los desplazados fueron más de 56.000.

Los recientes episodios de violencia son obra del mismo grupo de entonces, el movimiento de militantes fundamentalistas hindúes “Rashtriya Swayamsevak Sangh” (RSS), que quedó impune por la devastación provocada hace tres años.

Las denuncias que los cristianos hicieron a la policía en las últimas semanas no han tenido respuesta y no se han llevado a cabo ninguna acción oficial para poner fin a las agresiones

“Los ataques han sido motivados por el hecho de que los hindúes siguen despreciando y envidiando el óptimo trabajo realizado por los cristianos en el ámbito social, sanitario y asistencial”, afirmaron las fuentes de Fides.

En este contexto, el All India Christian Council (AI CC) ha enviado un memorándum al misnistro del Interior de la Unión de la India, P. Chidambaram, y al primer ministro del estado de Orissa, Naveen Patnaik, pidiendo que se instituya una “National Investigation Agency”, que demuestre la culpabilidad de la red extremista hindú “Sang Parivar” en los ataques de 2008.

La violencia, de todas maneras, no se limita sólo al Estado de Orissa.

El pasado 11 de febrero en Jaipur, Rajastán (India nord-occidental), un pastor cristiano fue tomado como objetivo de unos jóvenes extremistas hindúes que lo insultaron, desnudaron y golpearon, obligándole a recorrer más de 5 km desnudo por la calle principal de la ciudad.

No obstante la denuncia a la policía, hasta ahora ninguno de los culpables ha sido arrestado.