India: temen discriminación religiosa si ganan los integristas

El importante crecimiento económico no llega a toda la población y el empleo aumentó solamente el 2 por ciento en el último año

Roma, (Zenit.org) Redacción | 587 hits

Los católicos en India, que ya sufren presión en las provincias en las cuales domina el partido religiosos hindú Bharatiya Janata Party(Bjp), temen que si en las próximas elecciones políticas nacionales que inician el 14 de abril, dicho partido integrista conquista el poder en toda India, los ataques a las iglesias e instituciones cristianas puedan empeorar.

Lo indicó la agencia de noticias Asia News precisando en un artículo del misionero PIME, padre Carlo Torriani, que en los próximos meses 800 millones de hindúes votarán en días diversos, para permitir el desplazamiento de las fuerzas del orden de un estado al otro.

Añade que el Congress Party, que desde hace 10 años está en el gobierno federal, no parece tener muchas posibilidades de ser reelegido. En las recientes elecciones en la ciudad-región de Nueva Delhi, el Congress Party fue derrotado por el nuevo partido Aam Aadmi ("el hombre común") que se unió en la protesta contra la corrupción y la ineficiencia del Estado.

En el artículo titulado: "Las elecciones en India, entre desarrollo económico y extremismo religioso", se indica que el Bjp, tradicional opositor a nivel nacional, se organizó para la campaña electoral, eligiendo como su candidato a Narendra Modi, por tres veces sucesivas primer ministro, en el estado de Gujarat, uno de los que registra mayor desarrollo.

El candidato del Congress Party seguramente será Rahul Gandhi, hijo de Sonia y Rajiv, nieto de Indira y bisnieto de Nerhu. Pero la incógnita está representada por los diversos partidos regionales y por aquellos que están afuera de las castas, que se podrían unir en un tercer bloque junto a los dos partidos comunistas.

Y mientras el resultado es incierto, la cosa segura es que el ganador deberá necesariamente unirse con los partidos regionales.

No obstante el desarrollo económico, los beneficios llegan solamente a una estricta elite. Los puestos de trabajo en el último año aumentaron sólo el 2 por ciento, mientras que el 50 por ciento trabaja todavía en la agricultura.

RED/HSM