Indonesia: Asesinados 93 cristianos en las Molucas

Desde que estalló el conflicto el año pasado hay ya más de 4.000 muertos

| 1351 hits

ROMA, 6 dic (ZENIT.org).- Noventa y tres cristianos que se habían negado a convertirse al Islam han sido asesinados en las islas Molucas (Indonesia).



La denuncia ha sido presentada por un abogado cristiano, Sammy Weileruni, que ha logrado ponerse en contacto con las agencias internacionales. La última oleada de violencia se ha producido en la isla de Kasiui, al este de Ambón, donde milicianos islámicos han atacado y ocupado las aldeas cristianas.

Weileruni ha afirmado también que los cristianos son obligados a convertirse al Islam y que quien se niega es asesinado. «He recibido noticia de 93 cristianos asesinados cuando los milicianos empezaron a atacar al aldeas cristianas el 23 de noviembre pasado», ha dicho Weileruni desde el centro cristiano Maranatha de Ambón, la capital de las Molucas.

La oficina de protección civil de Ambón ha referido además que veinte hombres de las fuerzas de seguridad indonesias enviados a la isla para restablecer el orden no han llegado nunca y que las autoridades de Yakarta han decidido enviar naves de guerra y otras fuerzas de seguridad a Kasiui
para investigar lo sucedido.

Otras fuentes, citadas por la BBC, afirman que centenares de cristianos han huido ya de la isla para encontrar refugio en islas cercanas.

Todo hace pensar que la nueva oleada de violencia sea obra del Lashkar Jihad, la organización fundamentalista musulmana que, a partir de mayo pasado, ha enviado a las Molucas algunos miles de voluntarios decididos a hacer la «guerra santa» contra los cristianos que, hasta hace pocos años, eran mayoría en el archipiélago de las Molucas.

Las víctimas de los choques entre musulmanes y cristianos, que estallaron en enero de 1999, de las que se tiene constancia, son ya más de 4.000, mientras que medio millón de personas se han visto obligadas a huir.

Iglesias y mezquitas han sido incendiadas. En las Molucas, la rivalidad se ha visto exacerbada por la llegada de pobladores musulmanes. En una declaración a la agencia misionera Misna, el padre John Antonini, portavoz de los misioneros combonianos y profundo conocedor del mundo islámico, ha dicho: «En el espíritu del Islam, no existe el uso de la violencia y quienes lo hacen traicionan el espíritu mismo de su religión. En casos como estos, el riesgo es instrumentalizar un credo religioso con fines exclusivamente políticos».

Lo que sucede en las Molucas es sólo la parte emergente de las tensiones políticas y sociales que desde hace algún tiempo afligen a la capital, Yakarta. Indonesia es la nación del mundo con más alto número de musulmanes y actualmente está bajo la presión de algunos partidos islámicos que piden la aplicación de la ley islámica en todo el país. Movimientos separatistas islámicos tienen lugar en Aceh y en Irian Jaya.