Indonesia: Atentado mortal en una iglesia cristiana

Firme condena del Gobierno y de destacados líderes musulmanes

| 1309 hits

SOLO, lunes 26 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- Un terrorista suicida hizo explotar una bomba este domingo a la salida de una ceremonia religiosa en una iglesia cristiana de Kepunton (Solo, Java Central), causando su muerte y la de al menos otra persona, así como una veintena de heridos.

Líderes religiosos y el Gobierno de Indonesia han condenado este atentado contra la iglesia protestante de la Bethel Christian Indonesia Church.

En una rueda de prensa celebrada en la sede de un destacado grupo islámico en Yakarta, el secretario ejecutivo de la Comisión de los obispos para el ecumenismo y el diálogo interreligioso, el padre Antonius Benny Susetyo, pidió “unidad en la lucha contra el terrorismo”.

“Condenamos este ataque a los feligreses. Es un insulto a Dios”, declaró ante los periodistas, según informó la agencia UcaNews.

También intervino en la rueda de prensa el representante de la Comunión de Iglesias en Indonesia (PGI) Jeiri Sumampaw, que mostró su consternación por la bomba.

“Una y otra vez las iglesias son objeto de violencia”, lamentó el reverendo, quien mostró también su sorpresa, ya que los pastores protestantes locales le habían informado de que las relaciones entre cristianos y musulmanes en la zona eran buenas.

Por su parte, Nurson Wahid, presidente del GP Ansor, el ala juvenil del mayor grupo islámico del país, el Nahdlatul Ulama, calificó el atentado como una “acción salvaje e inmoral”.

El grupo extremista islámico Cirebon aparece como posible responsable del ataque, según las primeras investigaciones dadas a conocer por el presidente indonesio Susilo Bambang Yudhoyono.

El atentado de este domingo es el más grave de una serie de ataques lanzados por los extremistas islámicos contra la comunidad cristiana del país islámico más poblado del mundo.

La pasada primavera, la policía desactivó un potente explosivo en una iglesia católica de Yakarta.

En 2001, en Yakarta Este, dos bombas afectaron a la iglesia católica de Santa Ana en Duren Sawin y a la Huria Christian Protestant Church.

En las Navidades del año 2000, 17 personas murieron a causa de atentados con bomba contra varias iglesias del país.