Indonesia: Continúa la campaña de conversiones forzadas al Islam

Cinco mil cristianos obligados a dejar su fe con amenazas de muerte

| 1152 hits

YAKARTA, 21 dic 2000 (ZENIT.org).- Cristianos de las islas Molucas siguen siendo víctimas de una campaña de grupos musulmanes por imponer conversiones forzadas al Islam.



Las denuncias han sido hechas públicas por la última edición de la agencia misionera de la Santa Sede Fides y por el diario «South China Morning Post» (15 de diciembre).

Según explica Fides, setecientos cristianos han sido detenidos como rehenes en la isla de Keswui, al Este de Ambon (Molucas centrales). Encerrados en las mezquitas, son obligados a abjurar la fe y a convertirse al Islam, bajo pena de muerte.

La noticia ha sido confirmada por el Centro de Crisis de la diócesis de Amboina.

El obispo Petrus Canisius Mandagi, obispo de Amboina, ha lanzado, sin embargo, un llamamiento a la calma: «En las Molucas la situación es difícil --explica en declaraciones a Fides--. Sabemos que hay un intento de islamización forzada por parte de los militantes del Laskar Jihad. Ahora bien, antes de hablar de masacres, hay que investigar a fondo. Cristianos y musulmanes exageran con frecuencia sobre el número de víctimas, lo que puede generar tensiones ulteriores».

En este conflicto, que enfrenta particularmente a protestantes y musulmanes, el obispo considera que «los católicos deben conservar su papel de mediadores. Tratamos de influenciar a los musulmanes moderados y a los protestantes, reconduciéndolos al camino de la negociación y de la paz».

Fuentes contactadas por el «South China Morning Post» han revelado que se han obligado a convertir a la fuerza al islam a 5.000 cristianos en el este de Seram, la segunda isla más grande de las Molucas. Pertenecían a una comunidad cristiana protestante y habían sido dados por muertos hace varios meses durante una ola de ataques por parte de milicias musulmanas.

El 14 de diciembre se descubrieron nuevas evidencias de la violencia que ha afectado a las Molucas cuando se encontraron tres cadáveres y se constató la desaparición de 40 personas, que podrían haber muerto después del ataque de un barco que transportaba musulmanes de la isla Ternate a un puerto en la de Halmahera, al norte, según informó un funcionario del puerto.

Aislados en un territorio predominantemente musulmán, los cristianos de Seram han sido forzados a cambiar de religión para salvar sus vidas. Aunque algunos escaparon recientemente, la mayoría se han quedado por falta de dinero, reveló Febry Tetelepta, de un centro de crisis cristiano interconfesional, en Yakarta.

Este es uno de los casos de conversiones forzadas al Islam que han podido conocerse. El otro, dijo Tetelepta, ha afectado a docenas de cristianos refugiados de la aldea de Duma, en la isla de Halmahera.