Indulgencia plenaria durante el Año del Papa Celestino V

Elegido en 1294, renunció a la sede de Pedro

| 3135 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 25 de agosto de 2009 (ZENIT.org).- La Penitenciaría Apostólica ha concedido, en nombre de Benedicto XVI, una especial indulgencia plenaria a los fieles que, siguiendo las condiciones establecidas, recen ante los restos del Papa san Celestino V durante el "Año Celestiniano", que ahora comienza.

Este año será inaugurado el 28 de agosto, en la ciudad de L'Aquila, flagelada por el terremoto que el 6 de abril golpeó los Abruzos, por el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, y concluirá el 29 de agosto de 2010.

El jubileo tiene lugar con motivo de los ochocientos años del nacimiento de ese Papa (accedió a la sede de Pedro en 1294), cuyo nombre de pila era Pietro Angeleri da Morrone (1209-1296).

Sus restos peregrinarán durante este año por las diferentes diócesis de los Abruzos y Molise, en las que viven las poblaciones afectadas por el terremoto.

Celestino V, monje que fundó en los Abruzos (Monte Morrone) la Orden de los Celestinos, ha pasado a la historia por renunciar voluntariamente al ministerio como obispo de Roma tras cinco meses de pontificado para regresar a la vida de ermitaño. Murió en la cárcel por orden del Papa que le sucedió.

Celestino V es también conocido por la promulgación de la Perdonanza (el Perdón).

Tras ser elegido Papa, desde el Monte Morrone, llegó a lomos de un asno tirado por Carlos II de Anjou, rey de Nápoles, y su hijo, Carlos Martel, a la ciudad de L'Aquila, donde fue coronado.

Como don para todo el pueblo decidió que recibirían la remisión de los pecados y la absolución de la pena, quienes confesados y sinceramente arrepentidos, visitaran la basílica de Collemaggio, en esa ciudad, entre las vísperas del 28 y las vísperas del 29 de agosto, fiesta de san Juan Bautista.

Hasta entonces, la indulgencia plenaria sólo se concedía a quienes iban a Tierra Santa como cruzados y a peregrinos que visitaron la Porciúncula de Asís. Nacieron así los jubileos.

Monseñor Giuseppe Molinari, arzobispo de L'Aquila, a los micrófonos de "Radio Vaticano", ha explicado este martes que este año, a causa del terremoto, "tendrá lugar una Perdonanza sobria", "reducida a lo esencial", como le gustaba a san Celestino.

"Celestino quería recordarnos la gran verdad del amor de Dios, del perdón de Dios, de la reconciliación, de la conversión y de la paz. Y esto se destaca mejor cuando faltan otros contextos que corren el riesgo de distraer", añade el prelado.


Más información en: http://www.perdonanza-celestiniana.it