Iniciada la Congregación de Procuradores de la Compañía de Jesús

En Nairobi, Kenia

| 1084 hits

NAIROBI, miércoles 11 julio 2012 (ZENIT.org).- Los jesuitas elegidos procuradores llegaron a Nairobi, Kenia, provenientes de todas partes del mundo para participar en la próxima Congregación de Procuradores de la Compañía de Jesús. Muchos de ellos hicieron Ejercicios Espirituales, desde el 29 de junio al 7 de julio, en preparación para la misma Congregación que comenzó el 9 de julio y durará una semana.

¿Qué es una Congregación de Procuradores? San Ignacio de Loyola, teniendo en cuenta el duro trabajo y la mucha distracción que ello podría llevar consigo, descartó que se reuniera Congregación General a intervalos fijos de tiempo (Const. n. 677). Pero más tarde dejó claro que el superior general mantiene comunicación con la Compañía por letras, y por personas que de las Provincias deben venir, a lo menos uno de cada una cada tres años, y [de las Indias cada cuatro], (Const. n. 679).

Estos textos de san Ignacio, y el deseo expresado por el papa, llevaron a la segunda Congregación General (1565), que presidía san Francisco de Borja recién elegido superior general, a proponer el establecimiento de una Congregación de Procuradores que se convocaría cada tres años. La primera Congregación de Procuradores se convocó en 1568, y hasta comienzos del siglo XVIII las Congregaciones Generales y las Congregaciones de Procuradores se sucedieron con toda regularidad.

La Congregación General 34 (1995) decidió que la Congregación de Procuradores debería reunirse cada cuatro años.

La mayoría de las Congregaciones de Procuradores se han tenido en Roma, si se exceptúan las de 1886 y 1889, que se reunieron en Fiésole, Florencia, y la de 2003 que se reunió en Loyola, España.

Esta Congregación de Procuradores, que hace el número 70, se reúne en Nairobi, por primera vez fuera de Europa, entre los días 9 y 15 de julio de 2012.

La Congregación está formada por 97 personas, el padre general y los 12 consejeros generales que participan ex officio y los 84 procuradores elegidos por sus Provincias. Los procuradores provienen: 7 de África, 14 de Latinoamérica, 18 de Asia Meridional, 7 de Asia-Pacífico, 29 de Europa Central y Oriental, Meridional y Occidental, y 9 de los Estados Unidos. Otras 13 personas participan en razón de su oficio.

El padre general convoca Congregación de Procuradores cada cuatro años a contar desde el fin de la Congregación General. Se llama Procuradores a aquellos que han sido elegidos por las Congregaciones Provinciales (uno por provincia) para ser sus representantes en la Congregación de Procuradores. Las Regiones Dependientes e Independientes no tienen derecho a enviar representante, pero envían un informe a Roma, y el padre general puede invitarlos a asistir.

El objetivo más importante de la Congregación de Procuradores es decidir si debe convocarse Congregación General.

Otra importante función que desempeñan los procuradores es la de discutir sobre el estado general de la Compañía en su dimensión más universal. Esta discusión puede ser clarificadora para decidir si es necesario o no convocar Congregación General.

La Congregación de Procuradores no posee poder legislativo, pero si sus componentes lo juzgan necesario, pueden dejar en suspenso los decretos emanados de previas Congregaciones Generales. Esta suspensión tendría validez hasta el momento en que se reuniese la próxima.

La media de edad de los procuradores es de 51,79 años, media que sube a los 53,41 años si se consideran también los que participan por derecho. De entre los procuradores, África es la asistencia más joven, con una media de 46,14 años, seguida por Europa Centro-Oriental, que alcanza los 47,83 años de media. Las asistencias de más edad son Asia Meridional y Estados Unidos con 54,78 años.

El 9 de julio por la mañana, el padre general presidió la concelebración eucarística, primer acto de la 70 Congregación de Procuradores.

No pueden participar en la misma los padres Federico Lombardi y Lisbert D’Souza, consejeros generales, imposibilitados por diversas razones.

La liturgia, preparada con esmero, fue una verdadera experiencia espiritual para todos. Las lecturas fueron proclamadas en varias lenguas internacionales, mientras que los cantos fueron en varias lenguas africanas. En su homilía, el padre Nicolás comentó las lecturas del día, subrayando que se han reunido de todas las partes del mundo, llamados en unidad pues Dios les ha elegido y se pueden unir al profeta Isaías al decir “Tú eres mi Dios”. El Evangelio, por otra parte, les recuerda que si bien son pecadores, Dios se encuentra plenamente vivo en ellos, les da fuerza y vida, así como la ha dado a la joven del Evangelio de San Mateo.

Al final de la mañana se celebró una primera sesión informal, en la que se repartieron algunos materiales de trabajo, se recordó la finalidad de la Congregación de Procuradores y se presentó una perspectiva histórica de dichas Congregaciones. Con posterioridad, los congregados se han reunieron por Conferencias como preparación para sugerir eventuales nombres como secretario de la Congregación y proponer al padre general nombres para el Comité de coordinación (Steering Committee) y los moderadores de las sesiones plenarias.

La primera sesión de la Congregación se celebró por la tarde. El canto del Veni Creator y la oración dieron inicio a la Congregación.

A continuación, la sesión se desarrolló siguiendo los diversos pasos jurídicos que señala la Fórmula (reglamento) y se explicó el modo previsto para realizar el voto de convocar o no la Congregación General. El padre general concluyó la sesión con una breve exhortación animando a todos los participantes a vivir con intensidad y apertura esta experiencia de Compañía, celebrada por primera vez en África.