Iniciativa en favor de niños congoleños acusados de brujería

De la asociación “AIBI-Amigos de los Niños”

| 1997 hits

KINSHASA, jueves, 7 enero 2010 (ZENIT.org).- Son más de cien mil los euros recogidos por medio de la campaña “magia negra”, promovida por la asociación “AIBI-Amigos de los Niños”, para salvar a los niños de la República Democrática del Congo de las acusaciones de brujería.

Sólo en la capital, Kinshasa –informaba este miércoles el diario vaticano L’Osservatore Romano –, hay dieciocho mil llamados “niños brujos”: menores acusados sin culpa de encarnar espíritus malignos y de causar desgracias a la propia familia y por lo mismo abandonados por ella.

Con los donativos recogidos a través de sms solidarios, los más de quinientos niños acogidos en seis centros de asistencia en Kinshasa, con los que colabora el equipo local de AIBI, tendrán la posibilidad de recuperar su propia infancia. Sólo en el mes de diciembre, más de cincuenta mil personas enviaron un mensaje de solidaridad.

Gracias a los más de cien mil euros recogidos, explican los voluntarios de AIBI, “con el apoyo de educadores, médicos, psicólogos y animadores, los niños podrán gradualmente aprender a no sentirse nunca más culpables y rechazados”.

Está prevista también la realización de talleres teatrales y de animación para ayudar a los niños a reelaborar los traumas vividos.

“Poniendo en escena, con la ayuda de los psicólogos, las emociones experimentadas –afirman los voluntarios- los pequeños tendrán la posibilidad de superar el dolor vivido y liberarse de él de una vez por todas”.

El proyecto pretende restituir a los pequeños una infancia serena en espera de que sean acogidos por una nueva familia.

Por otra parte, afortunadamente, en la RDC, la Navidad de 2009 no ha estado marcada por la violencia como la de 2008. Ahora, la principal preocupación la constituyen los dos mil desalojados de Tapili, huidos de los ataques de los guerrilleros del pasado diciembre.

“La población no recibe ayuda de nadie – explicó el obispo de Isiro-Niangara, monseñor Julien Andavo Mbia – tanto en el lugar como en las áreas, en especial Rungu, a donde gran parte de la población de Tapili ha huido. Una vez más los rebeldes han sembrado el terror. Personas indefensas siguen muriendo sin ninguna culpa”.

La Asociación AIBI (Amici dei bambini) fue fundada en Italia en 1983 por unos padres adoptivos con el apoyo de dos sacerdotes, uno de ellos misionero del PIME (Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras) en Brasil. Se dedica a promover las adopciones de niños de países pobres. Actualmente tiene sedes en el este europeo, en África, Asia y América.