Iniciativa europea para defender el descanso dominical

Los miembros de la European Sunday Alliance abogan por una mejor conciliación de la vida personal, familiar y profesional

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 875 hits

El descanso dominical, cuya desaparición en la práctica pone en cuestión un beneficio social milenario, lleva a una denuncia: mientras muchos pueden usar ese día para disfrutar de la familia y los amigos, cada vez son más los que tienen que trabajar en grandes superficies comerciales y centros de ocio.

Para contrarrestar esta tendencia, en el 2011 ha nacido la Alianza Europea por el Domingo (European Sunday Alliance) una iniciativa en defensa del descanso dominical a nivel continental y este domingo se ha celebrado la Jornada Europea sin trabajo.

Asociaciones de trabajadores, sindicatos, grupos de cristianos, la Iglesia católica y las Iglesias evangélicas unieron sus esfuerzos en torno a un texto que defiende el derecho a descansar el domingo y que están realizando diversas gestiones ante las instituciones de la Unión Europea para proteger el descanso dominical.

Los obispos de la Comisión de los Episcopados de la Unión Europea (COMECE) han dado pleno apoyo a esta campaña, mostrándose contrarios a la apertura generalizada de los comercios los domingos. La posición de la Iglesia en este sentido es muy clara, porque está formulada en su doctrina social: siempre ha defendido el derecho de la persona al descanso festivo. 

Un año más, esta Jornada ha servido para seguir demandando que tanto la legislación europea como las legislaciones nacionales protejan la vida de los trabajadores, incluido el derecho a tener tiempo libre para la familia, las actividades sociales y culturales, así como para la participación cívica o la asistencia a los servicios religiosos. 

Los miembros de la Alianza rechazan el estilo de vida economicista impuesto y abogan por una mejor conciliación de la vida personal, familiar y profesional, por lo que piden a la UE y a los Estados miembros que adopten todas las medidas legislativas y políticas para promover dichos objetivos, incluyendo la regulación del tiempo de trabajo, respetando el límite de horas, los fines de semana, los festivos y los convenios colectivos.