Injusto que 800 niños mueran al día por el sida

Afirma Caritas Internacional en el día dedicado al síndrome

| 1421 hits

ROMA, jueves 1 diciembre 2011 (ZENIT.org).- En la Jornada Mundial del Sida de 2011, Caritas Internationalis dijo que es injusto que 800 niños mueran cada día por enfermedades vinculadas al sida. La organización humanitaria de la Iglesia mantiene, entre otras iniciativas, una campaña por el derecho a la salud de los niños con vih, tuberculosis, y las madres seropositivas.

Las muertes diarias de inocentes siguen siendo el resultado de que los niños carecen de acceso a un diagnóstico temprano del virus causante del sida (vih) o a medicamentos pediátricos para tratar la infección con este virus. A finales de 2010, los expertos estimaban que únicamente el 21% de los niños con vih tenían acceso a los medicamentos que necesitan con urgencia para sobrevivir más allá de su segundo cumpleaños.

Citando informes emitidos por ONUSIDA en noviembre de 2011, monseñor Robert Vitillo, asesor especial de vih y sida de Caritas Internationalis, dijo: "Mil niños en países pobres siguen naciendo a diario con vih. Tanto el vih como la tuberculosis (TB) se pueden prevenir. Para finales de 2010, únicamente el 48% de las mujeres con vih embarazadas tenían acceso al tratamiento antirretroviral para mantenerse saludables y evitar que el vih se extendiera a sus bebés.

A pesar de numerosas declaraciones y compromisos de los gobiernos en la respuesta al vih y el sida, se sigue ignorando a mujeres embarazadas y a niños con vih y con la coinfección vih/tuberculosis. Caritas insiste en que todo niño y mujer tiene derecho a ser diagnosticado a tiempo y debería tener acceso al tratamiento y la atención adecuados. Se necesita presionar a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas para hacer que esto sea posible.
Caritas lanzó la campaña HAART para los niños en 2009 con el fin de exhortar a las Naciones Unidas, a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas a garantizar el derecho a la salud de los niños con vih y tuberculosis, y de madres seropositivas.

Las siglas HAART en inglés significan Tratamiento Antirretroviral Altamente Activo: la combinación de medicinas que ayudan a alargar la vida de niños y adultos con vih. Estas medicinas también ayudan a prevenir la transmisión del virus de madre a hijo. 

La campaña exhorta a los gobiernos y a las empresas farmacéuticas a: desarrollar y suministrar medicamentos pediátricos para el VIH y para la tuberculosis; seguir desarrollando métodos de bajo costo y bajo nivel tecnológico para realizar pruebas para el diagnóstico de estas infecciones en niños; ampliar los programas destinados a prevenir la transmisión del VIH de madres seropositivas a sus bebés durante el embarazo, el parto, el nacimiento o la lactancia.

Aunque se han realizado avances, todavía hace falta mucha más acción. Hay un consenso mundial en cuanto a que el mundo debe esforzarse por evitar que surjan nuevas infecciones de vih en bebés y conservar las vidas de madres y niños con vih.

Muchos niños más son diagnosticados con vih tempranamente, pero debido al temor del estigma y la discriminación, muchos padres no recogen los resultados de las pruebas o no registran a sus hijos para que puedan recibir tratamiento.

Otros niños se siguen enfrentando a obstáculos para iniciar oportunamente el tratamiento antirretroviral (TAR). Hay una gama bastante amplia de opciones para tratar las infecciones de vih en adultos, pero muchas de estas medicinas no han sido adaptadas para ser utilizadas en infantes y niños pequeños.

La campaña de Caritas cuenta con contrapartes de todos los continentes para depertar la conciencia sobre la difícil situación de los niños con las infecciones del vih y TB, para exigir la acción eficaz de los funcionarios de salud de los gobiernos, y para exhortar a las empresas farmacéuticas a que pongan las vidas y el futuro de los niños por encima de la búsqueda exclusiva de regalías durante esta emergencia de salud pública.