International Catholic Film Festival: el cine que evangeliza

Entrevista a Liana Marabini, presidenta del evento dedicado este año a Kateri Tekakwitha. Del 24 al 26 de junio en Roma

Roma, (Zenit.org) Laura Guadalupi | 946 hits

Un Festival único en su género. Independiente, internacional, cuyo objetivo es "utilizar el cine como potente medio de evangelización", en palabras de Liana Marabini, fundadora del Mirabile Dictu - International Catholic Film Festival.

En programa del 24 al 26 de junio en el Auditorium de la Conciliación en Roma, el Festival está dedicado este año a Kateri Tekakwitha, la primera santa indígena declarada venerable ya por Pío XII en 1943, beatificada por Juan Pablo II en 1980 y canonizada por Benedicto XVI el 21 de octubre de 2012.

Como confirmación del interés por la santa, será premiada la película de Matt Gallagher sobre la su vida (In Her footsteps: The story of Kateri Tekakwitha), mientras que está previsto para noviembre un evento colateral al Festival, titulado Los santos y sus milagros: Kateri Tekakwitha.

¿Por qué dedicar el evento a esta figura importante del catolicismo norteamericano? "La elección se debe a una devoción mía personal por la santa", cuenta a ZENIT Liana Marabini, presidenta del Festival . "La conocí cuando fue canonizada y comencé a leer la historia. Más leía, más me fascinaba".

De hecho, la historia de su vida es muy particular. Se quedó huérfana con solo cuatro años, Kateri estuvo marcada desde pequeña con la misma enfermedad que llevó a la muerte a toda su familia: la viruela, de la que ella misma llevaba signos visibles y que la dejó casi ciega. Llegada la edad casarse, expresó su deseo de conservar su virginidad, porque sentía una vocación distinta a la del matrimonio, aunque no sabía de qué se trataba. "Los padres jesuitas", continúa Marabbini, "tenían una misión no lejos de su tribu y se dieron cuenta del potencial espiritual de esta niña".

El padre Jacques de Lamberville la bautizó después de seis meses de catecumenado; el año sucesivo, en 1676, se hizo religiosa y fue a la misión jesuita de san Francisco Javier en la Prairie. Murió con tan sólo 24 años con un rostro que, después de su muerte, se llena de luz.  A esta santa se le atribuye la curación, en el 2006, de un niño con necrosis del rostro, una enfermedad rara. "Me gustan mucho las figuras de las santas que curan, como por ejemplo Hildegard Von Bingen, cuyos libro sobre el poder de la medicina de ciertas plantas es totalmente actual".

Volviendo la Festival, el hilo conductor de las películas seleccionadas este años es la fe, casi un homenaje del Año de la Fe. No es asignado tema entorno al cual desarrollar la película pero, como confirma la fundadora, "ha sido una coincidencial. En la penúltima selección hay siempre 20-25 películas por categoría y ya en ese momento nos dimos cuenta que casi todos los trabajos hablaban de la fe. Increíble".

Traducido del italiano por Rocío Lancho García