INVERSIONES ÉTICAS: los fondos y la ética

Con el aumento del número de personas que invierten en la bolsa de valores o que cuentan con planes privados de pensiones, los fondos de inversión ocupan un papel cada vez más importante. Esos fondos evitan que un individuo tenga que escoger en qué compañía desea invertir sus ahorros; simplemente se da el dinero a un fondo donde los profesionales manejan todo.

| 546 hits

Con el aumento del número de personas que invierten en la bolsa de valores o que cuentan con planes privados de pensiones, los fondos de inversión ocupan un papel cada vez más importante. Esos fondos evitan que un individuo tenga que escoger en qué compañía desea invertir sus ahorros; simplemente se da el dinero a un fondo donde los profesionales manejan todo. Sin embargo, algunas personas se están preocupando sobre qué actividades están apoyando con sus inversiones y quieren dirigir su dinero según sus principios éticos o religiosos.


¿Qué significa el concepto de inversiones éticas? Algunos no quieren que sus fondos se inviertan en la industria de armas, otros quieren evitar el tabaco. También existen fondos para personas que desean proteger el medio ambiente y así no invierten en industrias que contaminan. Además, hay fondos para personas que quieren invertir según sus principios religiosos.
La situación en Europa
Según un artículo publicado en el "Wall Street Journal" (2/6/00), a partir del 3 de julio en el Reino Unido todos los fondos de pensiones estarán obligados a declarar si dirigen sus fondos según criterios éticos, sociales o para proteger el medio ambiente. Las empresas son cada vez más sensibles a estos temas, dado que la mala publicidad daña el precio de las acciones en bolsa. Cuando Shell anunció su plan de hundir en el mar una plataforma de petróleo, hubo una campaña feroz por parte de los grupos ecologistas. Aunque después "Greenpeace" admitió que estaba equivocado sobre los peligros, la polémica provocó un declive en las acciones de Shell del 30%, y pasaron 18 meses antes de que volvieran al precio original.
Ya antes del cambio en las leyes inglesas sobre los fondos, el mercado británico para las inversiones éticas ha llegado a 4,39 mil millones de euros en febrero de este año. Según el "Wall Street Journal" (15/6/00) el número de fondos éticos en Gran Bretaña y Europa se ha situado por encima del doble en los últimos cinco años, a unos 36 hoy en día. Uno de los fondos más estrictos es el "Scottish Equitable Ethical Fund". El director de ese fondo, Charles Henderson, explicó que no invierten en compañías involucradas en experimentos con animales o en cualquier empresa que pudiera estar relacionada con la matanza o venta de carne. Tampoco invierten en compañías que dan más de diez mil libras esterlinas a un partido político o a un banco que podría prestar dinero a una empresa que dañara el medio ambiente.
Sin embargo, la tendencia a inversiones éticas es algo que todavía no llega a todos los sectores. Según un artículo del periódico inglés "Guardian" (3/6/00), muchas de las obras de caridad de Inglaterra invierten en causas contrarias a sus principios. Grupos como Oxfam, Cruz Roja británica y Amigos de la Tierra de Escocia están entre las 3.500 obras de caridad cuyos fondos de pensiones son gestionados por "Pensions Trust".
"Pensions Trust" invierte en empresas que fabrican armas de fuego, compañías químicas y petroleras, y productores de alimentos transgénicos. Asimismo el fondo invierte en Nestlé, que ha sido muy criticada por vender leche en polvo para los niños del Tercer Mundo, y Rio Tinto, blanco de los grupos ecologistas.
Ahora algunas de esas obras de caridad están trabajando en diseñar fondos de inversión que respeten sus principios. Y lo que está en juego es mucho dinero. Los fondos de pensiones británicos controlan alrededor de 850 mil millones de libras esterlinas y representan un 35% de la bolsa de acciones de Londres.
La religión y los fondos
El pasado 8 de junio el "Times" de Londres publicó un interesante artículo sobre un grupo de monjas en Francia que están invirtiendo sus fondos sólo en empresas que no violan los principios religiosos. Las Hermanas del Niño Jesús han establecido dos fondos para una asociación de cincuenta órdenes religiosas que necesitan invertir con el fin de disponer en el futuro del dinero necesario para cuidar a los miembros ancianos de sus congregaciones.
Los fondos evitan las compañías de armamentos, tabaco y alcohol. También han prohibido la inversión en una empresa que produce alimentos para animales domésticos porque es más importante respaldar algo que ayude a los hombres. Igualmente han excluido algunas compañías de fármacos porque tienen productos en el campo sexual no apropiados.
Las monjas piden entrevistas con los ejecutivos de las empresas en las cuales piensan invertir para preguntarles sobre sus relaciones con el Tercer Mundo, cómo tratan a los empleados, etc. Los dos fondos valen ahora 150 millones de francos cada uno y han obtenido un buen rendimiento. El "Times" afirma que algunos bancos han imitado a las monjas y están comenzando sus propios fondos éticos.
También en Estados Unidos existen fondos diseñados según principios religiosos. Según un artículo publicado en "Catholic Faith and Family" (9-22/4/00) entre 1993 a 1998 el número de fondos de ese tipo aumentó de 6 a 34. Hoy en día controlan un capital de 4,5 mil millones de dólares, en comparación con 1,5 mil millones en 1989. Uno de esos fondos es el "Timothy Plan", que no invierte por ejemplo en las compañías que producen anticonceptivos, ni en Walt Disney, que en los últimos años ha producido muchas películas hostiles a los valores morales.
El artículo cita a Mary Naber, una directora de investigación sobre temas financieros, según la cual casi la cuarta parte de los fondos éticos del país están orientados según los criterios de la fe católica. Existen tres fondos explícitamente católicos: Catholic Values Investment Trust, The Catholic Funds y Aquinas Funds, todos establecidos en los últimos siete años.
Esos fondos siguen el documento publicado por los obispos de Estados Unidos en 1991 (Socially Responsible Investment Guidelines) sobre la necesidad de no abandonar sus principios cuando invierten su dinero. Los obispos recomendaron evitar las empresas activas en sectores como la producción de anticonceptivos, el aborto, la producción de armas de fuego o las que discriminan a algunos grupos de personas.
Walter Miller, del Catholic Values Investment Trust, explicó que su fondo también intenta evitar las compañías que dan donativos a Planned Parenthood, aunque es difícil a veces obtener datos. Mientras que Allan Lorge, presidente de Catholic Funds, añadió que su fondo no apoya las empresas que no respetan la dignidad de la persona a la hora de determinar el nivel de sueldo.
Por su parte Frank Rauscher, del Aquinas Fund, explicó que ellos tienen una actitud diversa: no evitan invertir en las compañías que no siguen los principios religiosos, sino que intentan presionar para que cambien su comportamiento. Rauscher afirma que así han podido persuadir a algunas empresas de dejar de dar donativos a Planned Parenthood e incluso que las empresas de la industria farmacéutica no produzcan la píldora abortiva RU 486. Sin embargo existen límites para que el fondo no invierta en empresas que no podrían cambiar debido a la naturaleza de su producto, por ejemplo la industria pornográfica.
Desde luego una cuestión importante al hablar de las inversiones éticas es la del rendimiento. El artículo de "Catholic Faith and Family" cita un estudio en el cual se demuestra que durante los últimos cinco años los fondos religiosos han obtenido una ganancia del 13,57% anualmente, en comparación con un 14,78% de los demás fondos. Según otro estudio, realizado por Mary Naber en su tesis doctoral de 1998, los fondos católicos no proporcionan ingresos menores que los fondos que no están limitados por los principios morales.