Investigación con células madre. El cardenal Martino explica decisión vaticana

"Con las células madre adultas no se asesina a nadie"

| 2956 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 29 de abril de 2010 (ZENIT.org).- ¿Es lícita la investigación de las células madres adultas? ¿por qué el Vaticano ha contribuido a esta investigación? El presidente emérito del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, cardenal Renato Martino, respondió a estas preguntas en diálogo con Radio Vaticano, luego de que la Universidad de Maryland en Estados Unidos anunciara que la Santa Sede accedió a donar dos millones de euros para investigaciones de este tipo.

“La Iglesia quiere contribuir al progreso de la ciencia y de la investigación pero naturalmente en defensa de la vida de los enfermos y evitando que se usen para esta investigación las células madre embrionarias”, aclaró el purpurado.

Las células estaminales -también conocidas como células madres - tienen la capacidad de transformarse en otros tipos de células, incluidas las del cerebro, el corazón, los huesos, los músculos y la piel.

Este tipo de células se encuentran en el cordón umbilical, la placenta, la médula ósea, el intestino y en los embriones. Varias clínicas de maternidad ofrecen el servicio de congelar el cordón umbilical y la placenta del recién nacido con el fin de conservar sus células estaminales que pueden servir para diversos tratamientos futuros, tanto del bebé como, según el caso y la composición genética, de sus padres y de sus hermanos.

El problema radica cuando la investigación se hace sobre las células que están contenidas en gran cantidad también en los embriones humanos de pocos días de concebidos, "cuando se utiliza una célula estaminal embrional”, señaló el cardenal Martino, “lo que queda del embrión es eliminado, se destruye una vida”.

“En cambio con las células estaminales adultas” dice, “¡no se asesina ningún ser vivo!”.

“La iniciativa propone la búsqueda de las células estaminales adultas tomada del intestino del paciente, para curar diferentes enfermedades como el Alzheimer, entre otras”, aclaró el cardenal.

La reunión organizativa se realizó en el hospital Banbimo Gesù de Roma – que pertenece al Vaticano - y que ha puesto a disposición los propios laboratorios en fase de construcción en el área de la basílica San Pablo Extramuros.

El cardenal aseguró que la primera contribución de la Iglesia es “tener un lugar dónde llevar a cabo estas investigaciones”.

Asimismo, en días pasados el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi S.I. dijo que “siempre se ha reconocido lo lícito de la investigación y del uso de células estaminales provenientes de tejidos adultos, como sucede en este caso. La distinción – entre este tipo de células y las que provienen de los embriones - es fundamental desde el punto de vista ético”.