IOR, publica el balance y anuncia el comienzo de la Fase II

Se profundiza la línea de transparencia indicada por Benedicto XVI y reafirmada por el papa Francisco. Habrá nuevo staff de dirigentes

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 804 hits

El Instituto para las Obras de Religión (IOR), publicó este martes los resultados del balance del 2013, anunció el final de la Fase I de reforma del ente y el inicio de la Fase II.

Los logros del Instituto, conocido erróneamente como el banco del Vaticano, son calificados como "positivos para la primera mitad del 2014, con buenos resultados económicos”, si bien el informe admite que en los números del 2013 pesan “los costos necesarios para completar la Fase I y los relacionados con inversiones que son herencia de la gestión anterior”.

La Fase II que apunta a la integración del IOR en el nuevo contexto económico administrativo del Vaticano, indica el comunicado, “será confiada a un nuevo Consejo y a un nuevo staff de dirigentes” que “trabajarán en una estructura de gestión renovada”.

El presidente del Consejo de Intendencia, Ernst von Freyberg, declaró que “como decidido en mayo de 2013, nos hemos concentrado en el objetivo de conformar el IOR a la reglamentación financiera y volverlo más seguro y transparente, para que el Santo Padre pueda tener más opciones en el momento de decidir sobre el futuro del Instituto”.

El dirigente indicó que el balance fue redactado en conformidad con los principios contables internacionales (IFRS) y sometido a la revisión de la revisora Deloitte & Touche S.p.A”.

El comunicado precisa también que la rendición anual de cuentas del 2013 será publicada el 15 de julio de este año en ella web de el IOR (www.ior.va) y estará acompañada por la relación de los revisores. Sobre el útil del Instituto, indica que fue de 2,9 millones de euros, menor de los 70 millones de útil que se habrían registrado si no fuera por los gastos de la reforma, o sea que el balance fue “significativamente influenciado por los costos de naturaleza extraordinaria”.

En el informe además figuran diversos particulares del balance, y entre estos se destaca un aumento de 8,3 millones de euros debido “prevalentemente a los costos sostenidos en el 2013 debido a servicios profesionales necesarios para la reorganización y a la reforma del Instituto”.

Añade que la Fase I del proceso de reforma iniciada en abril-mayo de 2013 se ha apoyado en tres bases: adecuarse a los modelos internacionales, el esclarecimiento sobre los clientes y la transparencia.

Entre los datos figura el cierre de unos 2.600 clientes no operativos, se terminaron las relaciones con otros 396 clientes al restringir las categorías a las instituciones católicas. Además se realizaron controles para completar todos los documentos identificativos de los clientes y se bloquearon 1.329 clientes particulares y 762 clientes institucionales hasta que completen sus datos.