Irak: Dos cristianos asesinados en Kirkuk el fin de semana

Una comunidad víctima del fundamentalismo islámico y de disputas locales

| 1168 hits

KIRKUK, lunes 3 de octubre de 2011 (ZENIT.org).- Dos miembros de la comunidad cristiana de Kirkuk, en el norte de Irak, fueron asesinados a tiros este fin de semana.

El católico Bassam Isho murió a manos de un grupo armado este domingo en el barrio de Muthana, mientras que el sábado fue hallado en una cuneta de Bagdad el cuerpo sin vida de Emmanuele Hanna Polos, informó la agencia AsiaNews.

Bassam Isho, de 30 años de edad, trabajaba en un restaurante del barrio de Muthana. Sus restos mortales reposarán en Telkef.

Emmanuele Hanna Polos había nacido en 1951. Su cuerpo sin vida yacía este sábado en la cuneta de la carretera que une Kirkuk con la capital iraquí.

Estos homicidios se unen a una larga historia de sangre y violencia. El pasado 15 de agosto, explotaron varias bombas contra la iglesia siro-ortodoxa de San Efrén en Kirkuk, cerca de la catedral caldea, en el centro de la ciudad.

El 2 de agosto, un coche bomba estalló delante de la iglesia siro-católica de la Sagrada Familia e hirió a quince personas.

Ese mismo día, otra bomba colocada en un coche aparcado junto a una iglesia presbiteriana pudo desactivarse antes de que explotara.

Los cristianos sufren la violencia del fundamentalismo islámico y de disputas locales en esta ciudad iraquí de 900.000 habitantes.

Kirkuk, con sus enormes yacimientos petrolíferos, los más importantes de Irak, sufre un conflicto étnico-político entre árabes, turcomanos y kurdos.

Los kurdos la querrían anexa a la región del Kurdistán, mientras los árabes y los turcomanos apoyan el vínculo con el Gobierno central iraquí.