Irak: el patriarca Sako pide ayuda para no caer bajo en terrorismo

Milicianos islamistas del ISIL toman la ciudad iraquí de Mosul y amenazan seguir avanzando

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 687 hits

La ciudad iraquí de Mosul ha caído bajo el control de los milicianos del Estado Islámico de Irak y del Levante (ISIL), la facción yihadista que actúa también en el conflicto sirio. Tras esta conquista siguen avanzando sin frenos en el territorio iraquí.

El martes, 10 de junio, han caído bajo su control amplias zonas del gobernatorado de Kirkuk y, según fuentes locales, la milicia de ISIL ya está acampada en las puertas de la ciudad dislocada a 250 kilómetros de la capital, Bagdad.

El arzobispo caldeo de Mosul, Amel Shamon Nona, y todos los sacerdotes de la ciudad han huido y se han refugiado en los poblados de Kramles y Tilkif, según ha publicado la agencia Fides.
 El patriarca de Antioquía de los Caldeos, Louis Raphael I Sako, que junto con otros obispos caldeos estaba haciendo una visita a las comunidades caldeas en Canadá y Estados Unidos, ha emitido una declaración sobre los dramáticos acontecimientos que están teniendo lugar en Irak. El patriarca pide "a todos sus compatriotas que no cedan al pánico y se unan frente a las convulsiones sectarias que ponen en riesgo la supervivencia misma del país".

“Nosotros creemos que la mejor solución para todos estos problemas es la creación de un gobierno de unidad nacional con el fin de reforzar el control del Estado y el estado de derecho para proteger el país, los ciudadanos y sus bienes y preservar la unidad nacional", escribe el patriarca Sako en el mensaje enviado a la agencia Fides.

Además, el patriarca caldeo aborda "la importancia de Mosul también desde el punto de vista de la historia: la segunda ciudad más grande ubicada en la zona de la antigua Nínive, la capital asiria mencionada en la Biblia".

Para concluir, en la parte final del mensaje, Sako invoca la ayuda de "Dios, fuente de toda paz", para que todos los iraquíes puedan afrontar las pruebas con coraje y experimentar el don de la paz en sus vidas.

Por su parte, el primer ministro, Nuri al Maliki, durante un mensaje televisado declaró que "no vamos a permitir que Mosul esté bajo bandera terrorista. Apelamos a todas las organizaciones internacionales a que apoyen a Irak y su lucha contra el terrorismo. Todo el mundo sufrirá si el terrorismo se extiende".