Italia: aumenta el grupo interparlamentario por el valor de la vida

Diputados y senadores piden una jornada por la vida y la ley contra la eutanasia

| 1068 hits

Por Antonio Gaspari

ROMA, jueves 22 marzo 2012 (ZENIT.org).- En un encuentro en Roma, este martes en el Aula de la Comisión de Sanidad del Senado italiano, la Asociación Grupo Interparlamentario por el Valor de la Vida anunció varias iniciativas en favor de la vida naciente, y contra las derivas de la eutanasia.

El senador Stefano De Lillo, uno de los promotores de la Asociación, explicó que el intergrupo ha superado el número de setenta entre senadores y diputados, y ha propuesto y compartido una serie de iniciativas.

La primera se refiere a la petición al presidente del senado de calendarizar el voto definitivo para la aprobación del decreto Ley sobre las declaraciones anticipadas de tratamiento (DAT).

Como se sabe, no se trata de la propuesta de ley, discutida ya en el Senado y en la Cámara, para impedir que se den otros casos de cultura eutanasia como el de Eluana Englaro.

El senador Raffaele Calabrò, primer firmante de la propuesta de ley, explicó que tras muchas discusiones y relativas enmiendas y cambios, ahora el decreto ley está en el senado y está esperando el voto decisivo para la promulgación.

Aunque el DDL votado en la Cámara por los diputados no es exactamente el votado por el senado en primera instancia, según el senador Calabrò. Si no se llega a conclusión, todo el trabajo hasta aquí realizado resultaría inútil.

La petición de calendarizar el voto sobre el DDL relativo a las DAT ha sido apoyada también por Domenico Di Virgilio, expresidente de los Médicos Católicos.

El senador De Lillo ha pedido también la calendarización del proyecto de ley nº 2206, relativo a las normas en favor de los trabajadores que asisten a familiares gravemente inválidos, ya votada con cobertura financiera el 21 de mayo de 2010.

Es una ley que favorecería la jubilación anticipada de padres o hijos que asisten a personas inválidas y/o gravemente enfermas.

Respecto a la institución de la jornada nacional por la Vida, todos los presentes se encontraron de acuerdo, en cuanto –subrayó el senador Oreste Tofani- el nivel de civilización de un país se mide por la defensa de la vida naciente.

En este sentido, Ignazio Abrignani pidió la formulación de una carta de los valores en la que la defensa de la vida sea el primero de los derechos humanos a proclamar y defender.

Respecto a las políticas de ataque a la vida, la doctora Anna Fusina suscitó el problema de las píldoras abortivas como Ella One y Esmya, cuya libre distribución es objeto de discusión.

El senador De Lillo recordó a este respecto una pregunta parlamentaria de Paola Binetti, expresidenta de Scienza & Vita, en la que se denuncia el uso de principios activos difundidos para curar ciertas enfermedades y ahora usados como abortivos.

Ha sucedido así con el Cytotec, utilizado inicialmente para la cura de la úlcera y usado ahora como abortivo clandestino, y con el Ulipristal acetato, utilizado para el tratamiento preoperatorio de los fibromas uterinos y ahora principio base de las píldoras abortivas.

Contra tales acciones incorrectas para favorecer los abortos, los presentes sostuvieron la necesidad de difundir la cultura de la vida.