Italia: El obispo de Lodi defiende la edificación de una mezquita

Reacciona ante una manifestación de protesta con presencia de un sacerdote

| 1014 hits

LODI (ITALIA), 15 oct (ZENIT.org).- Sigue la polémica en la localidad italiana de Lodi sobre el proyecto de construir una mezquita en terreno municipal para los musulmanes residentes en la zona.



Ayer tuvo lugar una manifestación promovida por la Liga Norte, un partido de corte nacionalista, sobre el terreno donde se proyecta edificar el lugar de culto islámico. Para la ocasión fue llamado un sacerdote de la diócesis de Mantua que presidió una celebración religiosa en la que se proclamaron algunas lecturas de la Biblia.

Sobre este asunto ha intervenido el obispo de la diócesis de Lodi, monseñor Giacomo Capuzzi, que ha subrayado, en una entrevista a los micrófonos de «Radio Vaticano», que «no hay que olvidar que en primavera hay elecciones» (lo cual explica el actual clima de tensión) y ha precisado que la Curia no ha autorizado a ningún sacerdote a que presida ritos religiosos en el lugar donde está previsto edificar la mezquita.

«Hay libertad religiosa y por parte eclesiástica no hay obstáculos en que lo musulmanes tengan su mezquita», ha dicho el prelado.

Para el obispo de Lodi el problema no es tanto la intolerancia («los habitantes de Lodi son personas tolerantes») cuanto la concesión gratuita del terreno a los musulmanes: «La única dificultad creo que haya surgido por el hecho de que la población quería haber sido consultada».

Sobre el aspecto de la integración de los musulmanes en Italia, monseñor Capuzzi ha subrayado: «Que vengan a Italia y que tengan incluso la intención de difundir el Islam es un derecho suyo, así como nosotros tenemos el derecho como cristianos de anunciar a Cristo en todo el mundo. Nosotros encontraremos siempre la fuerza para anunciar a Jesús y lo anunciaremos también a los musulmanes. Que haya luego dificultad de integración por parte de los islámicos es ciertamente una preocupación de ellos y también nuestra».

Para ayudar a la integración de los inmigrantes, la Iglesia italiana y particularmente la Caritas han lanzado una gran cantidad de iniciativas que incluyen desde aprendizaje del idioma, hasta asistencia (ropa, comida, alojamiento...) o atención a los niños.