Italia: La naturaleza del hombre es la relación con el infinito

Presentada la 33 edición del Meeting de la amistad entre los pueblos

| 1248 hits

Por H. Sergio Mora

ROMA, miércoles 6 junio 2012 (ZENIT.org).- La 33 edición del Meeting de la amistad entre los pueblos, el encuentro anual organizado por Comunión y Liberación que este año se realizará del 19 al 25 de agosto en la ciudad balnearia italiana de Rimini, este año lleva el título “La naturaleza del hombre es la relación con el infinito”.

“Testimoniar que se puede ser verdadero hombres en cualquier circunstancia, esta es el desafío --indican los organizadores--, especialmente en este período de crisis en el que no solo parece que todo se derrumba, pero más aún que es difícil levantarse”.

Este año el encuentro dedicará también un espacio a una muestra sobre el bicentenario de la independencia de los países latinoamericanos, más allá de la visión oficial de los hechos, que las pone como hija de la Revolución Francesa. Partiendo para ello del deseo de sus protagonistas de una novedad capaz de cambiar el mundo, chocándose con el límite y la desproporción que la realidad les imponía.

Una ocasión para rescubrir la propia historia y tradición, con una pregunta: ¿Cuáles son los fundamentos a partir de los cuales debemos enfrentar el presente?

El meeting que fue presentado en la embajada de Italia ante la Santa Sede, contó entre sus oradores con el cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales.

“Como siempre a partir del título, el meeting captura la curiosidad interna que está radicada en el espíritu humano –indicó Sandri– y que testimonia el núcleo religioso constitutivo de nuestro ser”.

El título: “La naturaleza del hombre y su relación con el infinito –añadió el cardenal– que está tomado del primer capítulo del libro 'El sentido religioso' de Luis Giussani fundador de Comunión y Liberación, es una afirmación clara y convencida no una duda, y por esto abre la mirada y el pensamiento que casi suena escandaloso respecto la familiar relativismo típico de nuestros días”.

Y subrayó que “el hombre y su relación con el infinito, esta es su identidad y su relación con la historia, así como la meta final que le espera más allá del tiempo y del espacio. Porque si bien el tiempo y el espacio son naturales al hombre, su verdadera naturaleza es lo infinito que lo abre a lo eterno”. Y porque “lo Eterno tomó un rostro, y en la revelación cristiana se hizo evento, y Persona con una naturaleza indivisiblemente divina y humana”.

Si bien indicó que el hombre cuando profesa una fe encuentra un dilema pues la conciencia ve certezas que no explican todo e incertezas que no pueden considerarse ni probadas y absolutas. Por ello indicó que el meeting invita como una voz profética a la conversión personal y comunitaria.

Y agradeció también el apoyo del Meeting de Rimini con su horizonte internacional y perspectiva universal que indica bien como en la Iglesia la catolicidad es esencial. Y el apoyo al diálogo ecuménico que nunca faltó en el encuentro y la ayuda que ha dado para sostener a las Iglesias Orientales.