Italia: Los cursillistas de Cristiandad reflexionan sobre su formación

Celebrada la Convivencia Nacional de Estudio en Asís

| 244 hits

ASIS, 18 julio 2002 (ZENIT.org).- El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Italia ha celebrado su Convivencia Nacional de Estudio en la Domus Pacis de Santa María de los Ángeles en Asís a la que han asistido más de 220 responsables en representación de casi todas las diócesis italianas.



Como momentos importantes del encuentro hay que señalar los momentos de oración y las celebraciones litúrgicas, en especial la adoración eucarística y la vigilia mariana.

Las jornadas de estudio, tras la oración de los laudes y la meditación propuesta por el padre Ubaldo Speranza (recién elegido animador espiritual nacional), han sido ricas de argumentaciones encaminadas a reflexionar sobre el itinerario de formación de los responsables del movimiento en este país.

Tras haber afirmado, en la convivencia del año pasado, la prioridad absoluta de la formación de los miembros, este año han sido presentados los itinerarios y las estructuras formativas ofrecidos por el movimiento de Cursillos a nivel nacional, territorial y diocesano.

El padre Ubaldo Speranza insistió en el valor de la Ultreya (el encuentro semanal de los cursillistas) y ha trazado el perfil de la Ultreya ideal para que sea un válido instrumento de formación.

El padre Mario Cascone (de la Secretaría Nacional) presentó por su parte la Escuela de Responsables, principal estructura a nivel diocesano para la formación de los asociados, definida como «escuela de santidad, de formación y de comunión».

En la jornada conclusiva, hubo dos intervenciones. El coordinador nacional, Ferdinando Rosato, habló sobre los orígenes y finalidad de los «Cursillos de los responsables», principal estructura formativa a nivel nacional.

Siguió la cuarta y última exposición a cargo del padre Alfonso Bentivoglio (de la Secretaría Nacional) en la que presentó el proyecto de formación especificando que los cursillistas deben seguir las «Orientaciones de la Iglesia italiana», publicadas por la Conferencia Episcopal.