Italia: los inmigrantes internados en un centro de Roma escriben a Francisco

Denuncian las condiciones en las que viven desde hace meses. El pontífice pidió en Navidad acogida y ayuda para los inmigrantes

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 786 hits

En el primer mensaje de Navidad de su pontificado, el papa Francisco pidió que "los emigrantes, que buscan una vida digna, encuentren acogida y ayuda".

Así, los inmigrantes internados en el centro de acogida de Roma del barrio de Ponte Galeria, que se habían cosido la boca y habían comenzado una huelga de hambre el pasado sábado, suspendieron sus protestas y decidieron escribir una carta al pontífice en la que le cuentan su difícil situación. La misiva fue entregada ayer al director de Caritas, Emanuele Giannone.

Los inmigrantes se habían cosido la boca con un par de puntadas para denunciar las condiciones en las que viven desde hace meses, en espera de que se tramiten los documentos de asilo o ser expulsados. 

Durante estos días también una veintena de indocumentados alojados en estos centros habían comenzado una huelga de hambre como protesta.

La prensa italiana informó ayer de que los cuatro marroquíes que mantenían la boca cosida desde el sábado decidieron terminar con su protesta, y el resto de inmigrantes han comenzado a comer.

Por su parte, el alcalde de Roma, Ignazio Marino reconoció que ha llegado el momento de reabrir el debate sobre estos centros inhumanos y sobre una ley que equipara a quienes huyen de guerras, violencias y pobrezas a criminales.

Según la ley italiana de inmigración, los inmigrantes pueden ser retenidos en estos centros hasta 18 meses en espera de que se resuelva su situación, que muchas veces depende de los países de origen de los emigrantes que deben enviar la documentación para su identificación.