Jamaica: Los Santos Inocentes, titulares de un centro para madres gestantes

Alternativa de AIN a las ayudas condicionadas al aborto de las agencias humanitarias

| 1181 hits

KINGSTON, martes 20 diciembre 2011 (ZENIT.org).- La creación de un centro para las madres encintas es la nueva iniciativa de la campaña provida ante la presión que realizan las agencias internacionales para liberalizar las leyes sobre el aborto en Jamaica.

Lo indicó hoy la agencia de la fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada, ACNNews, en una nota firmada por John Newton.

Las ayudas llegaron de diversas partes, incluida una donación de cuarenta mil dólares de AIN, en favor de los Misioneros de los Pobres, para construir el centro “Los Santos Inocentes”, destinado a mujeres en dificultad y que se abrirá en enero próximo.

El centro proyectado en la ciudad jamaicana de Kingston, tendrá en un primer momento capacidad para veinte madres y sus niños y espera poder llegar a acoger a más de doscientas.

El fundador de los Misioneros de los Pobres, fray Richard Ho Lung, indicó que será una hermosa obra que permitirá acoger a las mujeres y que será como su casa en la medida que sea necesario. Se asistirá también a los niños y se ofrecerán los servicios necesarios durante el embarazo.

Fray Ho Lung indicó que los Misioneros de los Pobres de esta manera están dando una respuesta a las presiones realizadas por las agencias internacionales para que el gobierno de Jamaica cambie las leyes contra el aborto.

Y añadió que las agencias ponen, para liberalizar la ayuda humanitaria, la condición de que se modifiquen las actuales leyes, que permiten el aborto solamente si el feto sufre malformaciones, si la salud de la madre está en peligro, o si el embarazo resulta de violencia o incesto.

El fundador de los Misioneros de los Pobres definió las presiones de las agencias como “moneda de sangre” porque la ayuda internacional será fijada solamente si se siguen sus programas abortistas.

“La ayuda de la Unión Europea y Estados Unidos no tiene derecho a fijar condiciones acerca de las políticas sociales de nuestro país para construir escuelas, hospitales, carreteras y otras cosas”. Y fray Ho Lung explicó que los Misioneros de los Pobres organizaron a los médicos, enfermeras, maestros, estudiantes y cristianos, para oponerse a la liberalización del aborto. Añadió que el gobierno sabe que el 65% de la población jamaicana se opone a cambiar la ley.

Entretanto la campaña está abierta y es necesario ofrecerle alternativa a las madres delante de la alternativa de abortar.

“Creo --añadió fray Ho Lung- que no es suficiente decir es equivocado, sino que es necesario dar una respuesta práctica y positiva”.

Y describió cómo una pequeña comunidad de hermanas nació seis meses atrás después de la campaña de los Misioneros de los Pobres en favor de la vida. Y que las hermanas tomaron un rol decisivo al tomarse cuidado de los niños y sus madres.

Mientras el centro “Los santos inocentes” no esté enteramente operativo, la clínica ya está casi lista y atiende a unas cien mamás embarazadas cada semana.

El fraile fundador añadió: “Tenemos seis hermanas ahora, y hemos pedido que muchas más puedan venir, lo que es una novedad en Jamaica que no es un país particularmente católico”.

Entretanto los Misioneros decidieron limitar el número de las hermanas, hasta que los nuevos miembros hayan recibido la debida formación espiritual y puedan entender las necesidades de los internados sin hogar y quienes se encuentran en situación de necesidad”.

“Creo --declaró Ho Lung- que es obra de Dios, nunca imaginé que llegarían seiscientas candidatas para ser hermanas”.

Y añadió que la atención dada a las hermanas se traducirá en facilidades para el centro.

“El pueblo --añadió- considera esto como un milagro de la fe y Cristo trabaja gracias a la generosidad de la gente”. Y agradeció a Ayuda a la Iglesia necesitada la importante donación.