Jerusalén dice adiós a su patriarca greco-ortodoxo

Diodoros, promotor del ecumenismo en la Ciudad Santa

| 456 hits

JERUSALÉN, 22 dic 2000 (ZENIT.org).- La cantidad de autoridades políticas y religiosas presentes hoy en Jerusalén daban a entender que algo importante sucedía en la Ciudad Santa: en efecto, creyentes de todas las religiones participaron hoy en el funeral del patriarca greco-ortodoxo, Diodoros, discreto promotor del diálogo en esa turbulenta región.



Diodoros, como recordaba hoy el noticiero internacional de Radio Vaticano, «ha hecho más de lo que le era posible, por las relaciones ecuménicas, camino que, por otra parte, hubiera sido imposible sin él».

El patriarca ortodoxo había acogido en su sede todos los encuentros de patriarcas y jefes de las comunidades cristianas: ortodoxas, orientales, católicas y protestantes celebrados en Tierra Santa.

Su firma aparecía siempre en primer lugar en todos los mensajes y documentos comunes firmados por los líderes cristianos de Jerusalén. Los más importantes fueron el Memorándum sobre el Estatuto de Jerusalén, de 1994, y la carta de convocación de las celebraciones comunes del Gran Jubileo, firmada en 1995.

A pesar de que ya estaba paralizado y en silla de ruedas, fue él quien presidió la ceremonia de inauguración de este año santo, en Belén, el 4 de diciembre del año pasado.

En una silla de ruedas acogió también, el pasado 25 de marzo, en su sede, a Juan Pablo II, peregrino a Tierra Santa. Le ofreció el abrazo de la paz y le dio la bienvenida en nombre de todos los patriarcas y jefes cristianos de Jerusalén que le rodeaban y que hoy participaron en las exequias, celebradas en la Capilla del Patriarcado, en la ciudad vieja, junto a la Basílica del Santo Sepulcro.

La sepultura tuvo lugar más tarde en la iglesia dedicada a los apóstoles, testigos de la Ascensión de Jesús, en la cumbre del Monte de los Olivos.

Entre los presentes se encontraba el delegado apostólico, el arzobispo Pietro Sambi, en representación de Juan Pablo II; el patriarca latino Michel Sabbah y casi todos los obispos católicos de Tierra Santa, así como el custodio franciscano.

Entre los líderes cristianos de otras confesiones, cabe recalcar la presencia del patriarca armenio ortodoxo; la de los arzobispos y obispos ortodoxos, orientales y protestantes de Jerusalén; la de los representantes de los patriarcas de Constantinopla y de Moscú; la del patriarca griego de Alejandría, Pedro; la del arzobispo Christodolous de Atenas; así como la de representantes de iglesias de diferentes ritos.

El alcalde de Jerusalén, Ehud Olmert, se econtraba entre las autoridades civiles; al igual que el ministro israelí de Justicia, Yossi Beilin junto a tres ministros del gobierno autónomo palestino, entre los que destacaba Faisal el Husseini, ministro palestino para Jerusalén.

Buena parte del planeta esta representado con sus diplomáticos en Jerusalén. Cabe señalar la participación del ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, en representación de su gobierno. De hecho, Diodoros era ciudadano griego, nacido hace 77 años en la isla de Chios, en el mar Egeo.